REDACCIÓN
Pachuca

Lo ideal es tener una alimentación balanceada, apoyada por complementos vitamínicos (C, D, zing,
omega 3, omega 6).
Las bajas temperaturas, cambios climáticos bruscos y la contaminación ambiental son factores que contribuyen a la aparición de enfermedades comunes en invierno: gripe, resfriado, tos, otitis (infecciones en el oído), bronquitis y laringitis; así como otros padecimientos respiratorios crónicos que pueden llegar a causar la muerte como neumonía o asma.
El mayor de los riesgos de esas enfermedades no es padecerlas sino la fácil propagación entre la población.
Por ello, la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía Cabeza y Cuello (Fesormex) hace un llamado a todo el país a no esperar a tener algún síntoma que indique el inicio de una enfermedad respiratoria.

10 recomendaciones de prevención

  • 1 Tomar abundantes
    líquidos de manera continua, sin considerar como líquidos las bebidas industriales (jugos, refrescos, etcétera)
  • 2 Protegerse del frío
    abrigándose bien. No quitarse el abrigo si siente calor. Cuidar el uso de la calefacción.
  • 3 No exponerse
    al frío (mañana y noche)
    con el cabello mojado
  • 4 Llevar una
    alimentación balanceada, apoyada por complementos vitamínicos (C, D, zinc, omega 3, omega 6) y minerales, que ayudan a crear defensas en el organismo
  • 5 Comer alimentos
    que contengan vitamina C: naranja, toronja, limones, zanahoria, papaya, y guayaba; los cuales tienen efecto sobre la mucosa respiratoria permitiendo una mejor acción local de anticuerpos
  • 6 No realizar
    ningún tipo de ejercicio físico al aire libre en horas tempranas de la mañana o al caer la noche
  • 7 Dormir
    un promedio de ocho horas diarias
  • 8 Tomar minutos
    de descanso durante
    las horas de trabajo
    9 Lavarse las manos
    con jabón y agua caliente con
    regularidad, tanto niños como
    adultos, principalmente cuando
    se haya tenido contacto con
    alguna persona enferma
  • 10 Los síntomas
    del resfriado suelen durar de
    una a dos semanas. Si después
    de ese plazo sus síntomas no mejoran puede ser debido a una alergia, complicación del resfriado o por
    alguna otra razón; la mejor opción
    es acudir al médico

Comentarios