Exhiben fallas en hospital de Chihuahua

272
fallas,hospital de Chihuahua

César Martínez / Agencia Reforma
Ciudad de México.-Por una mala atención en el Hospital Comunitario de Guadalupe y Calvo, en Chihuahua, tres recién nacidos indígenas fallecieron y una más logró sobrevivir pese a las deficiencias, por lo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ordenó una reparación integral a los familiares.

Los hechos ocurrieron en diferentes fechas de 2017, cuando tres madres se atendieron en el hospital, una de ellas dio a luz a gemelos, según la recomendación 25/2018.

En todos los casos, la CNDH determinó que hacían falta insumos y equipo para practicar análisis clínicos, además, no había o no funcionaban las incubadoras, entre otras irregularidades.

“(La falta de) procedimientos para lavado, desinfección, esterilización y aseo de áreas y mobiliario, además de que los afectados fueron valorados por un médico residente sin la dirección y asesoría de un médico adscrito, contribuyeron a la inadecuada atención médica y al fallecimiento”, determinó el organismo.

En el primer caso, una joven de la comunidad tepehuana dio a luz a dos niños, quienes presentaron síndrome de dificultad respiratoria, fiebre y riesgos de padecer sepsis neonatal y enterocolitis necrosante, por lo que fallecieron, explicó la CNDH.

En tanto, el bebé de una mujer rarámuri también presentó síndrome de dificultad respiratoria y disminución de la temperatura corporal.

En vez de ser colocado en una incubadora, el recién nacido estuvo en una cuna abierta, lo que ocasionó su deterioro y posterior muerte.

En tanto, la hija de otra mujer presentó el mismo síndrome de dificultad respiratoria, taquipnea y sepsis, por lo que se le dio un tratamiento que la expuso a complicaciones, según la investigación de la CNDH, aunque al final fue trasladada a otro hospital y sobrevivió.

“Después de analizar diversas pruebas y testimonios, la CNDH consideró que hubo elementos suficientes para acreditar violaciones a los derechos humanos a la protección de la salud de los cuatro menores de edad y vulneraciones al derecho a la vida en perjuicio de tres de ellos por personal de salud”, expuso.

Por ello, la CNDH pidió al gobernador de Chihuahua reparar integralmente el daño ocasionado a la menor que sobrevivió, a sus familiares y a los de los niños que perdieron la vida.

Lo anterior, con atención psicológica, pago de indemnización y su inscripción en el Sistema Estatal de Atención a Víctimas del Delito para que tengan acceso al fondo de ayuda y asistencia.

“En cuanto a la niña que sobrevivió, deberá otorgársele atención médica vitalicia para dar seguimiento integral a las complicaciones derivadas del servicio inadecuado que se le proporcionó”, resolvió.

Comentarios