Exhuman osamentas en Zempoala sin protocolo de salud

722
ZEMPOALA
Tampoco se realizó la intervención para cuidar el cementerio, considerado patrimonio histórico

Pachuca.-

Vecinos de San Gabriel Azteca, en Zempoala, denunciaron la exhumación arbitraria de cadáveres del panteón municipal y la violación al patrimonio histórico, ya que las tumbas datan desde 1812; sin presentar ningún tipo de permisos, tanto sanitarios como del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), movieron los restos humanos.
De acuerdo con los documentos presentados por los denunciantes, 150 cadáveres fueron exhumados de sus tumbas para trasladarse a un nuevo terreno, pues el párroco de la iglesia municipal Marco Antonio Roldan Rosas, el exdelegado y tesorero municipal Jesús Hernández, además del actual delegado Alejandro Zavala, están impulsando un proyecto de trasladar el panteón a un lugar retirado del centro, para el cual vecinos aportaron recursos para el terreno y la barda perimetral; sin embargo, afirman que la exhumación de los cuerpos sin vida se realizó de manera arbitraria y carente de todo protocolo de salud y con un severo daño al patrimonio histórico.

Hace unas semanas, trabajadores del lugar sacaron las osamentas de las tumbas, pero los quejosos reportaron 66 cuerpos sin vida desaparecidos; explicaron que cuando los vecinos acudieron a observar las obras que se estaban realizando en el cementerio, se percataron que sus familiares ya no estaban, además, denunciaron que los restos estuvieron expuestos más de una semana. “Nos dijeron que ya tenían permiso de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), pero nunca lo vimos, lo mismo con lo del INAH”, explicaron los vecinos.

Además, la tierra extraída aún con restos humanos fue repartida en varias partes del municipio como tierra de abono, según declararon los denunciantes, por lo que solicitan la intervención de las autoridades para revertir los daños y sancionar a los responsables.
De acuerdo con las leyes vigentes sobre exhumación de cuerpos, es necesario un permiso para hacerlo legal, y también se necesita el respaldo de las autoridades sanitarias, pues cada cuerpo requiere de su acta de defunción y el documento de su lugar de destino.

El reglamento vigente sobre panteones precisa que para la inhumación deben pasar de 6 a 8 años, en caso de que los cuerpos presenten estado de descomposición deberán ser enterrados de nuevo. Los vecinos reconocen que abrir un nuevo espacio para cementerio es necesario, pero lo que realizó la autoridad eclesiástica del lugar y autoridades municipales carece de toda legalidad; ahora el atrio de la iglesia, donde están ubicadas algunas tumbas, funge de cancha de futbol y otros usos públicos.
De igual manera, ahondaron que han habido afectaciones a las pinturas de la iglesia y la capilla, ubicada en ese mismo lugar que data de 1752, por lo que urgieron la intervención de las autoridades para revisar todas las medidas que tomaron en ese proyecto.

Comentarios