Protestarán 30 mil poblanos, quienes exigirán que el mandatario respete la democracia y la ley

Pachuca.- El movimiento antorchista en Hidalgo, encabezado por Guadalupe Orona Urías, exigió que sean detenidas las amenazas y la represión política contra la organización y sus líderes nacionales por parte del gobernador morenista de Puebla, Miguel Barbosa Huerta.

Al mismo tiempo, anunció para el 27 de febrero una marcha de 30 mil mexicanos en ese estado quienes exigirán respeto a la democracia y a la ley.

Desde las 32 entidades y de manera simultánea, los dirigentes estatales antorchistas rechazaron la política antipopular y amenazante del mandatario y aseguraron que “si se fabrican delitos y se detiene a los líderes antorchistas, Puebla será el epicentro de un conflicto nacional porque convocaremos por lo menos a 100 mil mexicanos a protestar en la capital de esa entidad”.

Homero Aguirre, vocero nacional de la organización, aseguró que las amenazas y la represión escalaron cuando el Movimiento Antorchista Poblano (MAP) solicitó su registro como partido político y avanzó en un proceso legal autorizado y supervisado por el Instituto Electoral del Estado (IEE).

La realización exitosa de todas las asambleas requeridas, las cuales fueron efectuadas en un número mayor del solicitado por la legislación, detonó un agresivo bloqueo político operado desde el mandato de Miguel Barbosa, que primero se tradujo en una burda anulación del proceso por parte del mismo IEE que lo había autorizado, lo que provocó que los dirigentes y afiliados a la asociación civil, quienes vieron violados sus derechos y garantías democráticas, anunciaron una manifestación masiva el 6 de febrero.

El anuncio de la primera manifestación para denunciar la falta de independencia y la intromisión del Ejecutivo poblano provocaron declaraciones agresivas, donde el gobernador refirió que “se le aparecería la ley a Antorcha Campesina”, acompañados de acusaciones tachándola de criminal, lo cual es una clara amenaza.

Además, la administración promovió notas de prensa anunciando que “se investiga” a los líderes antorchistas por delitos federales, al mismo tiempo que por diversas vías se hacía saber que el gobierno “fabrica” delitos al líder nacional de Antorcha Aquiles Córdova Morán, así como a los dirigentes estatales Juan Manuel Celis Aguirre y Soraya Córdova Morán.

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y Miguel Barbosa deben saber que si se atreven a torcer la ley y se ejecutan las amenazas de encarcelamiento, algo que necesariamente tendría que ser con acusaciones totalmente inventadas, la organización responderá con manifestaciones por toda la entidad.

Tras el anuncio de las acciones de respuesta masiva a ese abuso de poder por parte del gobernador de Puebla, los líderes del antorchismo nacional hicieron un llamado a todos los mexicanos para que vean en ese actuar un riesgo para los derechos constitucionales y democráticos; lo que ocurre en Puebla puede ser la antesala de una dictadura que afecte al país.

Comentarios