Pachuca.- Durante el arranque de la segunda etapa de la supervía Colosio, en Pachuca, un contingente de antorchistas protestaron con mantas, cartulinas y consignas para exigir que sean atendidas las necesidades más elementales de los hidalguenses.

La organización acusó una agresiva represión con decenas de policías, para impedir el paso y que fuera llevada a cabo la protesta.

Los hechos ocurrieron el martes en el marco del inicio de la construcción del puente vehicular, en bulevar G Bonfil y Colosio, acto encabezado por el gobernador Omar Fayad.

Los manifestantes llegaron desde temprano hasta la llegada del gobernador, para exigirle que sean aplicados los recursos del pueblo en obras y servicios de elemental necesidad, como agua potable, drenaje, clínicas, escuelas y hospitales.

Ante la protesta, los funcionarios del gobierno “hicieron de todo” para tratar de que la manifestación no se notara y no opacara el evento.

Posterior a ello, llegaron decenas de policías estatales para “controlar el paso y que nadie extraño entrara, metieron alrededor de 30 unidades de transporte, camiones y camionetas que colocaron en todo el perímetro para ocultar las protestas”, acusó Antorcha Campesina en un comunicado.

Netzery López Soria, quien encabezaba la protesta, dijo que no cesará la exigencia de que el gobernador ofrezca una solución a las peticiones de cientos de miles de familias humildes del estado.

“Aunque le moleste al gobernador que lo busquemos en sus eventos, seguiremos protestado día y noche hasta que cumpla, y si no quiere cumplir porque no es capaz de dar soluciones a los problemas de los hidalguenses, entonces que renuncie”, según indica el comunicado.

  • Netzery López, quien encabezaba la protesta del martes, dijo que no cesará la exigencia de que el mandatario estatal ofrezca una solución a las peticiones de miles de familias

Comentarios