Exige comisariado cuotas a pepenadores de El Huixmí

418
El Huixmí
Desde hace dos semanas, familias no tienen trabajo, ni dinero para sobrevivir

Crónica.- A doña Lucila le duelen los riñones y su preocupación es infinita, se renueva siempre, porque desde hace dos semanas su familia no tiene trabajo, ni dinero para sobrevivir.

Ya que ella, su esposo y tres hijos no pueden pepenar basura en el relleno de El Huixmí, ante el temor de que sean agredidos otra vez por los simpatizantes del comisariado ejidal Cecilio Téllez, quien insiste en cobrar cuotas y faenas a los pepenadores para que puedan trabajar.

A las penas de doña Lucila, quien pidió cambiar su nombre para contar su historia, se agrega una más que ella dice desconocer pero que sus compañeros tienen presente: la alcaldía de Pachuca clausurará el relleno el 31 de junio, al concluir su vida útil.

Así lo informó la presidenta municipal Yolanda Tellería Beltrán y prometió que serán tomados en cuenta en el próximo proyecto, cuentan los pepenadores tras finalizar un encuentro realizado el pasado sábado.

Doña Lucila es esbelta, usa gorra, mueve sus dedos largos lastimados por vidrios y agujas de jeringas que encontraba en la pepena, asiste a las reuniones que organizan los pepenadores y dice que está contenta con su trabajo y lo quiere conservar.

“Mientras tengamos sustento, lo mugroso se nos quita”, suelta doña Lucila acompañada de su esposo, a quien los seguidores del comisariado ejidal rompieron una costilla cuando trató de defender a su esposa.

Durante cuatro años, la pepena en el relleno sanitario de El Huixmí fue controlada por Juan Carlos Bautista, quien cobraba cuotas y obligaba a hacer faenas a los pepenadores para darles permiso de trabajar.

Sin embargo, un grupo cansado de los cobros decidió separarse y pidió la intervención de la alcaldía.

Hace dos semanas, Juan Carlos Bautista, apoyado por el comisariado ejidal Cecilio Téllez, reunió a sus seguidores, encaró a sus antiguos representados y les exigió reanudar el cobro de cuotas, bajo un supuesto papel firmado por Tellería y el gobernador Omar Fayad.

Hasta el lugar llegó el secretario de Servicios Municipales Joaquín Valdez Sandoval, quien aseguró que la alcaldía no permitirá el pago de cuotas, pero al agregar que no apoyaba a ningún grupo, provocó que los seguidores de Juan Carlos Bautista arremetieran contra los demás pepenadores.

Solo veía patadas

Cuando tres mujeres tiraron a doña Lucila para patearla en los riñones, sus hijos y esposo trataron de levantarla pero fueron recibidos con golpes y pedradas, ante la pasividad de dos policías municipales.

“A mi esposo enfermo de un riñón le quebraron una costilla, pero el comisariado ejidal dice que nosotros fuimos los que provocamos el enfrentamiento, el cual fue visto por las autoridades.”

Como pudieron corrieron hacia su camioneta que arrancaron en medio de una lluvia de piedras antes de abandonar el relleno, mientras alrededor un grupo de personas se enfrentaba entre gritos.

Un avanzar lento…

Son las nueve de la mañana. El camión recolector de basura llega al relleno sanitario de El Huixmí y suelta su cargamento ante la mirada de doña Lucila, quien tiene una manta con capacidad de 50 kilos que llenará con botellas de plástico vacías.

Después esperará otro camión y otro más y arrastrará la manta a medio llenar durante el resto del día hasta donde sea depositado un nuevo cargamento de basura, donde buscará cartón entre animales muertos.

Su esposo e hijos, quienes tienen cinco años en la pepena, y recuerdan cuando los policías municipales los perseguían porque estaba prohibido entrar al relleno, la acompañarán para juntar más PET que luego transportarán en una camioneta a San Agustín Tlaxiaca para venderlo.

Este día lloverá, el siguiente solo estará nublado, o el próximo dejará sentir un calor insoportable pero doña Lucila y su familia estarán ahí, al arrastrar su lona con cartón y su cansancio porque ahora ya son las siete de la noche y deben salir del relleno.

Así transcurrían los días de doña Lucila, un trabajo constante, un avanzar lento durante dos años, la ropa y los zapatos que ella y su familia usan los encontraron entre los escombros del relleno. Por el momento sobrevive con el apoyo de sus compañeros.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorCiudad del Conocimiento, sin factibilidad ambiental ni licitación: ASF
Artículo siguienteRealizarán 1er Festival Internacional de Cine de América.
Víctor Valera
Egresado de la UAEH, reportero en Hidalgo desde 2007. Cuando inició a reportear en diarios locales, cubrió organizaciones campesinas y protestas sociales. Actualmente cubre la fuente política y Congreso local. [email protected]