Pachuca.- Desde 2015, Luisa VG inició un proceso penal en contra de su expareja Javier HH, por violencia familiar y violación cometida en agravio de su hija de cinco años; sin embargo, hasta el momento no encuentra justicia por parte de las autoridades hidalguenses.

En entrevista con este diario, la mujer cuyos datos son reservados para evitar su revictimización, comentó que luego de sufrir violencia familiar por varios años, la cual incluso incluyó privación ilegal de la libertad, escapó de su agresor a su estado natal Chihuahua.

No obstante, el hombre interpuso una denuncia por la presunta sustracción de la menor de edad, por lo que debió regresar a Hidalgo, donde después de aclarar la situación fue albergada por un tiempo en el refugio para mujeres víctimas de violencia.

Posteriormente, inició un procedimiento penal en contra del hombre, mismo que fue radicado en el juzgado cuarto del sistema tradicional de justicia, en Pachuca, bajo el expediente 135/15, pero que a la fecha no tiene conclusión; por lo que el presunto agresor, continúa en libertad.

Además, la mujer de 48 años relató que en más de una ocasión acudió para solicitar acceso al expediente del caso, el cual, le fue negado bajo diversos argumentos, por lo que presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), organismo que tampoco aceleró el proceso para que obtuviera justicia.

Asimismo, buscó ayuda de la coordinadora del Centro de Justicia para Mujeres de Hidalgo (CJMH) Margarita Cabrera Román, quien le expresó que no podía apoyarla porque su caso pertenece al anterior sistema de justicia; mientras que otros funcionarios la ignoraron y se burlaron de ella debido a su condición humilde.

De acuerdo con cifras del Semáforo Delictivo, el año pasado en la entidad fueron iniciadas 5 mil 511 carpetas de investigación por el delito de violencia familiar, lo que significó un incremento de 10 por ciento en comparación con el año inmediato anterior, cuando los casos llegaron a 4 mil 996.

En tanto, durante el primer mes de este 2020 sumaron 400 denuncias. Los municipios con mayor incidencia son Pachuca, Tulancingo y Mineral de la Reforma.

Por otra parte, el delito de violación registró un aumento de 14 por ciento en el mismo periodo, luego que durante 2018 fueron presentadas 603 querellas que para el año siguiente subieron a 691. En enero de este año fueron contabilizadas 69; los municipios con mayor incidencia son los mismos que en los casos de violencia familiar.

A su vez, datos proporcionados por la unidad de transparencia del Poder Judicial del estado dan cuenta que de 2013 a mediados del año pasado existieron mil 50 ingresos por el delito de violación, 716 del sistema tradicional y 334 del acusatorio.

De esos y otros casos registrados en años anteriores, 412 concluyeron en sentencia condenatoria, 144 en absolutoria y 111 por otros motivos, lo que demuestra que del 100 por ciento de casos de violación ingresados, un aproximado de 39 llegó a sentencia condenatoria, por lo que 61 por ciento continúa en impunidad.

Comentarios