El rector Adolfo Pontigo ofreció una rueda de prensa para condenar el uso de las policías para la fabricación de delitos

Pachuca.-

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) condenó el clima de terror en la entidad y exigió que el gobierno estatal asuma su responsabilidad de garantizar el Estado de Derecho, justicia y seguridad para sus gobernados, además de respetar la voluntad de los ciudadanos de participar en un proceso electoral limpio y seguro.
Derivado de la detención arbitraria de las universitarias Gabriela Mejía, Elsa Ángeles y Leyla Chávez, y otros sucesos registrados en los últimos meses, el rector de la UAEH Adolfo Pontigo Loyola, acompañado de autoridades universitarias, ofreció una rueda de prensa para condenar el uso de las policías estatal y municipal para la fabricación de delitos en perjuicio de las personas.

Pontigo Loyola detalló los hechos suscitados el 15 de junio, cuando la coordinadora de administración y finanzas de la universidad Gabriela Mejía fue detenida al circular sobre la carretera Pachuca-Tulancingo, a la altura de Mineral de la Reforma, por conducir un vehículo robado, según los policías.
Sin embargo, continuó, cuando presentaba los documentos para acreditar la propiedad del vehículo, su unidad fue impactada por una camioneta con placas de circulación MTW-69-95 del Estado de México, lo que originó que los policías se llevaran los dos automóviles al corralón bajo el argumento de que las partes no llegaron a un acuerdo. Previamente mostró imágenes en donde se observó el abuso del uso de la fuerza policial.
El primer universitario comentó que los hechos debieron generar solo una infracción administrativa de tránsito, “por lo que no se justifica la violencia policial ejercida”.

Precisó que durante los sucesos, varios compañeros universitarios intentaron defender del uso “desmedido de la fuerza a la licenciada Mejía y fueron reprimidos y dispersados con violencia usando gases lacrimógenos”.

Violencia desde el inicio
de la administración

Ante ello, indicó que la sucesión de hechos de esa naturaleza “hacen patente la escalada de violencia que se ha ejercido, desde el inicio de la actual administración estatal, contra la máxima casa de estudios de la entidad y su comunidad”.
Enlistó algunas de las agresiones de las que han sido objeto por parte de la actual administración, como la retención de recursos federales, el corte del suministro del agua, los ataques ilegales a la autonomía, la agresión al presidente de la sociedad de alumnos de la Escuela Superior de Huejutla, las acusaciones dolosas de una supuesta simulación de huelga, la detención “fabricada” de Alberto Isaac García, hijo de la licenciada Lidia García Anaya; y recientemente la ilegal actuación contra las universitarias Gabriela Mejía, Elsa Ángeles y Leyla Chávez.

Denunció la violencia con la que actuó la Policía estatal en perjuicio de los universitarios, particularmente contra las mujeres, “quienes han sido agredidas en forma machista, sexista y misógina, haciendo uso faccioso de las instituciones encargadas de salvaguardar la seguridad de la población”.
Finalmente, demandó el cese de la escalada de violencia contra los ciudadanos y particularmente la dirigida hacia la comunidad universitaria; “conminamos a las autoridades a conducirse en el marco de la legalidad en la actual coyuntura electoral que se vive en el país y en el estado de Hidalgo”.

Comentarios