Pachuca

Habitantes de Santa Mónica, Tenango de Doria, demandaron al presidente municipal Aldo Molina Santos no otorgar el cambio de uso de suelo para la construcción del gasoducto Tula-Tuxpan de la Transportadora de Gas Natural de la Huasteca, filial de TransCanada.
También pidieron al gobernador Omar Fayad Meneses que respalde los derechos, formas de vida y de pensamiento de la comunidad.
Existe un rechazo generalizado en las comunidades indígenas de Tenango y en las localidades limítrofes de Puebla, como San Pablito, al señalar que la construcción del gasoducto afectará lugares sagrados y agrícolas, por lo que exigen que sea cancelado.
Durante conferencia de prensa en la Fundación Arturo Herrera Cabañas, demandaron que el gobierno federal y la empresa cumplan con su obligación de llevar a cabo un proceso de consulta informado y que respete los estándares internacionales.
La licencia para la construcción de ese ducto que transportará gas natural hasta Tula para generar energía eléctrica fue aprobada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en mayo pasado sin el consentimiento de pueblos indígenas.

“Solo hasta que los empleados de la empresa comenzaron a entrar en nuestras tierras para definir el trazo del ducto, Santa Mónica tuvo conocimiento del proyecto, desde entonces ninguna autoridad o TransCanada ha tenido comunicación con nosotros.”

De acuerdo con el croquis de la empresa incluido en la solicitud del cambio de uso de suelo al municipio, el gasoducto pasaría a menos de 100 metros de Santa Mónica, muy lejos de la manifestación de impacto ambiental aprobada por la Semarnat.

“El gasoducto afectará sitios sagrados y prácticas culturales propias, pues la ruta marcada muestra que pasaría sobre el principal sitio sagrado de la comunidad, el cual desaparecería.”

También esa infraestructura dañaría cuerpos de agua y zonas donde las personas realizan prácticas rituales, según corresponde a los calendarios agrícolas y festivos de la comunidad.

Autoconsulta

El 20 de noviembre, autoridades de Santa Mónica convocaron a una autoconsulta, donde 400 personas no consintieron la construcción del gasoducto en la comunidad.

“Hemos decidido que nuestros derechos al agua, salud y a vivir en un medio ambiente sano no son negociables.”

Comentarios