Tulancingo.- Vecinos, clientes y algunos comerciantes de la central de abasto de Tulancingo, ubicada en la zona de Pifsal, solicitaron nuevos operativos, incluso permanentes, para el ordenamiento de los locales y para el tema de circulación vehicular.

En varias ocasiones, el gobierno municipal ha efectuado operativos para retirar objetos en la vía pública, incluso en el arroyo vehicular, pues los comerciantes buscan apartar espacios de estacionamiento o exhibir sus productos.

También han sido llevadas a cabo acciones para el retiro de vehículos y para agilizar la circulación. Incluso, la dirigencia de los comerciantes ha firmado minutas de trabajo para comprometer la autorregulación en el uso de los espacios públicos.

No obstante, a pocos días u horas de realizar dichos operativos son retomadas las malas prácticas que causan caos.

Incluso, también usuarios y consumidores de la central de abasto de Tulancingo tampoco respetan ningún tipo de ordenamiento, por lo que es constante ver vehículos estacionados de forma inadecuada u otras irregularidades.

Por lo que ante dicho panorama, vecinos de la zona y algunos comerciantes exigieron a las autoridades municipales un operativo que sea ejemplar para un ordenamiento definitivo.

Mientras tanto, el panorama en la zona prevalece, lo que además de complicar la movilidad implica otros riesgos como accidentes o falta de acceso ante atención a emergencias.

Comentarios