Explosión pudo dejar consecuencias graves al ambiente

Pachuca.- El miércoles, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) arribó a la localidad de San Primitivo, Tlahuelilpan, donde un ducto de Pemex explotó el viernes pasado, con la finalidad de realizar una inspección para determinar el daño ambiental que pudo haber ocasionado el siniestro.

La titular de la dependencia Blanca Mendoza Vera declaró a medios de comunicación que a simple vista no se puede determinar cuál es el daño, pues necesitan realizar estudios específicos.

Según Claudia Romo, investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), hay un severo grado de contaminación en la zona, además, coincidió en que se requiere estudiar detenidamente el suelo del lugar para determinar de manera asertiva el impacto.

“De forma general, la contaminación es la presencia física, química o biológica de algo que naturalmente no estaba en el área; si tomamos en cuenta ese evento que pasó el viernes, pues la gasolina no está de forma natural en ese lugar, pueden pasar muchas cosas probablemente, dependen de condiciones físicas, químicas y ambientales del lugar.”

Explicó que la cantidad de gasolina que se regó fue importante; además, según medios de comunicación, aún hay gasolina en el lugar, lo que significa que actualmente sí hay una contaminación fuerte.

“Recordemos que la gasolina es una mezcla de compuestos orgánicos y que algunos de ellos tienen características diferentes, algunos tienen un punto de volatilidad bajo; si nosotros vamos en este momento, probablemente el lugar todavía tenga un importante olor de gasolina, porque se está volatilizando.”

El suelo es una mezcla, tanto de compuestos orgánicos como inorgánicos, e incluso bacterias y gases (aire); dado que ahí llevaban a cabo actividades de agricultura, se puede suponer que tiene una concentración determinada de materia orgánica que sirve como absorbente de compuestos orgánicos.

“Estos compuestos se están volatilizando, por eso es que huele mal, este olor va a depender de la temperatura, por ejemplo, a las 14 horas que el Sol cae a plomo, probablemente el olor sea más intenso, porque se empieza a evaporar más rápido; otros compuestos se van a adherir a la materia orgánica, esos van a ser más difíciles de volatilizarse.”

Además, el suelo, dependiendo de su naturaleza, necesita de microorganismos para degradar la materia orgánica; la gasolina es el resultado de un tipo de tratamiento que se le da al petróleo.

“Son compuestos orgánicos, estos compuestos también pueden surtir de sustratos a las bacterias, pero al igual que nosotros, toleran una concentración; en esa área a la temperatura a la que estuvo, probablemente los microorganismos resultaron afectados y murieron. Va a tardar un tiempo en restablecerse, ¿cuánto? No lo sé, habría que hacer estudios.”

Informó que hay diferentes procesos en los que se utilizan bacterias para descontaminar suelos.

“Se le llama bioremediación, porque utilizan organismos, pero también las plantas, hay algunas que toleran ciertas concentraciones y que en simbiosis con las bacterias pueden hacer que estos compuestos se vayan degradando y la restauración del suelo sea más rápida.”

Subrayó que los niveles de contaminación en estos momentos deben ser muy altos y la descontaminación dependerá de ciertos factores como ambientales y de las medidas que tomen las autoridades.

“Por la magnitud del evento y lo que he visto en los medios de comunicación, se podría decir que el suelo se saturó y no se ha evaporado, si llegamos allá, vamos a percibir todavía más el olor que los habitantes.”

Dependiendo de los estudios podrá determinarse en qué tiempo la tierra puede volver a trabajarse, debido a que es una tierra agrícola, las bacterias pueden volver a aparecer y contribuir a que los compuestos se puedan degradar.

ambiente

“El que la gasolina esté en el suelo afecta algunas propiedades físicas y químicas, por ejemplo, puede que se queden los componentes tapando los poros del suelo y no permita el paso del agua, la humedad se puede ver afectada, un poco el PH, nutrientes orgánicos e inorgánicos.”

La investigadora adscrita al área académica de química del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería, recomendó por lo pronto abstenerse de ir a la “zona cero”, ya que aún se desprenden gases que podrían entrar por las vías respiratorias.

“Está reportado que se pueden producir síntomas como irritación en las vías respiratorias, en ojos, afectaciones en el tracto digestivo, dolores de cabeza; hay gente que se intoxica con gasolina, eso puede alterar nuestro sistema nervioso. Vi en un reportaje que las personas que se encontraban ahí estaban como eufóricas, puede ser el resultado de que estuvieran en contacto con la gasolina.”

Además, tener cuidado en la ingesta de verduras, como quelites y verdolagas, ya que podrían representar un riesgo, debido a que muy cerca de la zona pasa el canal de riego de aguas negras que se destina a cultivos.

“Semarnat podría entrar a restaurar, de principio, está cosecha (alfalfa) ya está echada a perder y yo creo que también la de la siguiente temporada, no estoy segura, tendríamos que esperar al análisis del suelo.

ambiente

Por la magnitud del evento y lo que he visto en los medios de comunicación, se podría decir que el suelo se saturó y no se ha evaporado… por ejemplo, puede que se queden los componentes tapando los poros del suelo y no permita el paso del agua

Claudia Romo
Investigadora de la UAEH

  • El suelo, de uso agrícola, debe de estudiarse para determinar la intensidad del daño

Comentarios