Tras más de dos meses de que concluyeron las administraciones municipales del periodo 2016-2020, suman ya el mismo número de alcaldes vinculados a proceso por distintos delitos, un panista y un priista; y todo parece indicar que no serían los últimos, puesto que distintos concejos interinos en turno han denunciado anomalías en las arcas de sus demarcaciones. El viernes por la noche, fue vinculado a proceso el exedil priista de Tepeapulco José Alfonso N por su presunta participación en el delito de robo y asalto agravado, ya que el juez de control consideró que existían pruebas suficientes para demostrar su supuesta intervención como autor intelectual del ilícito que ocurrió en agosto sobre un hurto en la nómina del ayuntamiento por 1.8 millones de pesos; ese caso se suma al proceso que lleva el exalcalde de Mineral de la Reforma Raúl N, quien a unos días de concluir su gestión fue detenido por autoridades ministeriales, señalado por la presunta comisión del delito de uso ilícito de atribuciones y facultades en agravio de la administración municipal, el exedil fue vinculado a proceso el 8 de septiembre. Como lo señala en su nota la reportera Adriana Hernández Islas, existen por lo menos siete expresidentes municipales más que ingresaron solicitudes de amparo ante la justicia federal por posibles órdenes de aprehensión, detención, citación, presentación y comparecencia en su contra, entre ellos el de Tlaxcoapan Jovani León Cruz, a quien exfuncionarios señalaron por supuestos actos de corrupción, y el exmandatario de Ixmiquilpan Pascual Charrez Pedraza, por mencionar algunos, pues como versa el viejo refrán “si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”. De filón. Ayer por la noche, el Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo (TEEH) dejó sin efectos la expulsión que la comisión de honestidad y justicia del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) realizó en contra de Alejandro Olvera Mota, como representante de dicho partido ante el Instituto Estatal Electoral (IEE), por lo que ordenó restituirlo en su cargo en un plazo no mayor a 10 días. Esquivando el fuego amigo.

Comentarios