El objeto de esta serie de artículos —que hemos publicado desde Algarabía seis— es dilucidar el origen de las palabras que usamos en expresiones coloquiales y de todos los días, pero cuyo significado —por el paso del tiempo y por el desuso de algunos conceptos— ignoramos la mayor parte de las veces.
Dar vueltas como mayate. “Deja ya de dar vueltas como mayate” o expresiones similares significan que vienes y vas, das vueltas de un lado para otro. Mayate. m. Del náhuatl máyatl. Insecto, especie de coleóptero tipo escarabajo, de color verde —Cotinis mutabilis—, muy común en México, que vuela trazando círculos y no se detiene nunca.
Entre santa y santo, pared de cal y canto. La aplicación más habitual de esta expresión es para aconsejar evitar que dos personas jóvenes de distinto sexo permanezcan juntas, afirmando que por muy castos que nos parezca cada uno de ellos por separado, al estar juntos se puede dar la ocasión de que dejen de serlo. Canto. m. Trozo de piedra; proviene del latín cantus, que a su vez fue tomado del celta, el cual era una rueda de metal. La pared de cal y canto es una pared firme, segura —hecha de cantos o piedras y de cal—, de gran espesor, que figura como un impedimento importante o insalvable para el contacto entre los llamados santos. El refrán se puede generalizar para indicar que hay que poner los medios para que no se produzca una ocasión que incite a pecar.
Que no cunda el pánico. Cuando decimos esto tratamos de calmar a un grupo de personas o a una multitud, por ejemplo en una catástrofe, en un incendio o en un sismo. Que el pánico —que, ya sabemos, es más que miedo— no cunda. Cundir. v. Proviene de la lengua de los godos o gótico kundjan, que significa “propagarse, extenderse hacia todas partes, multiplicarse”.
“Que no cunda el pánico” es equivalente a “que el miedo no se propague”.
Salir con su batea de babas. Quiere decir que alguien salió con una tontería o con algo estúpido e inesperado. Viene de la alusión a los babosos, es decir, aquellos que tienen que usar una batea para su baba, como los idiotas. Batea. m. Arabismo español que proviene de batíha, batıhah, que significa “lugar llano”, y es como se le decía a una bandeja o jofaina, normalmente de madera.
Salir el tiro por la culata. Es decir que a alguien se le volteó el chirrión por el palito o se le devolvió la “mal’obra”; o sea, que los efectos de la acción realizada se revirtieron en su contra. Culata. f. Es la parte posterior de la caja de la escopeta, pistola o fusil, o de cualquier arma grande o pieza de artillería, lo que hace que esta expresión sea por demás gráfica.

De dónde viene

¿Se ha preguntado de dónde viene la expresión “de pe a pa”, “muñequita de sololoy”, “las paredes oyen”, “¡a comer!”, etcétera? Las palabras viajan a través del tiempo y de las culturas, siempre yendo de libro en libro y de boca en boca. Y en ese viaje eterno, algunas sobreviven y otras fallecen; entre las que conocemos y las que ignoramos, entre las que están desgastadas por su uso continuo y las que se encuentran abandonadas en el diccionario. Nosotros nos hacemos de palabras: de su ingenio, historia, vida y misterio. Hay un sinfín de curiosidades que las palabras nos pueden contar.
Esta publicación hace tributo a las palabras dejando conocer su vida secreta: sus orígenes y variaciones. Aquí encontrará historias de indagaciones, de piratas y de mar, de amor y de casamientos, de insultos, de suerte, de locura y de muchas más.

Comentarios