Alejandro González Murillo, coordinador de los diputados federales del Partido Encuentro Social (PES), se atrevió a decir con todas sus letras lo que es vox populi en corrillos políticos y en especial entre el priismo de las grandes ligas: al presidente Enrique Peña Nieto le ha fallado el gabinete; solo tres secretarios han cumplido con su tarea.
González Murillo no dio nombres, pero sí aludió a por lo menos las secretarías de Gobernación y de Educación Pública, cuyos titulares han enfrentado la crisis política y social provocada por el magisterio disidente aglutinado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).
Pero también se refirió a la política de comunicación que una y otra vez ha errado en la atención a las situaciones de crisis que han desgastado la imagen presidencial.
¿Se debe ir Eduardo Sánchez?, le pregunté ayer en la entrevista que concedió previamente a la inauguración de los trabajos de la reunión plenaria de la fracción parlamentaria del PES en la Cámara de Diputados.
–Se tiene que ir quien tenga la culpa de haber fallado en la comunicación presidencial.
–¿Eduardo Sánchez?
–Quien sea el responsable–, reiteró González Murillo. Y en el área de comunicación de la presidencia de la República, que dicta línea hacia todo el gabinete, es ni más ni menos que Eduardo Sánchez.
González Murillo es un joven político hidalguense y no habló en esos términos para salir del paso. No. La entrevista no fue apresurada y respondió puntual. Sabe de qué habla y cuando refiere que al presidente le han fallado sus hombres de confianza y solo tres han trabajado y trabajan en atender y resolver la crisis, algo se avecina.
El Partido Encuentro Social, con nueve diputados federales, es la fracción minoritaria de las ocho que integran a la 62 Legislatura en la Cámara baja, pero como se ve tiene una postura que ha comenzado a descollar vísperas del inicio del segundo año de ésta y del primer periodo de sesiones de la misma.
El sábado pasado declaró González Murrillo que el PES definirá al próximo presidente de la República. Y tiene razón, si en términos numéricos lo consideramos un partido gozne, el que por la mínima diferencia puede inclinar la balanza de sufragios.
Y ayer, con esa declaración que pauta los ajustes en el equipo presidencial, evidencia el calibre de la información que tiene y la importancia que su partido y los diputados que coordina dentro del entramado político.
Y es que, reitero, decir que se deben ir los que no han trabajado y que el vocero entre ellos está en primer lugar rumbo al relevo, es algo que los priistas no se atreven a manifestar, ya por esa malentendida institucionalidad o de plano por temor a las represalias que suelen aplicarse a los indisciplinados.
Además, en esa conferencia de prensa ofrecida por González Murillo junto con los integrantes de la bancada del PES y del dirigente nacional de ese instituto político Eric Flores Cervantes, establecieron su postura frente a temas como la CNTE y la iniciativa presidencial relativa a los matrimonios igualitarios.
De la CNTE dijo que, una vez agotado el diálogo, es obligación del Estado hacer cumplir la ley y garantizar los derechos de los ciudadanos y aplicar la ley “a raja tabla” a los docentes disidentes.
“Son una minoría, no puede ser que no se llegue a un acuerdo, que se aplique la ley”, acotó. Y, del segundo tema, de plano dijo que votarán en contra. Ese es el PES y, bueno, hay que seguir de cerca las previsiones. Digo.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

No votes yet.
Please wait...

Comentarios