Uno de los hermanos Rico Moreno respondió en entrevista respecto a la investigación que publicamos ayer en portada. Si bien no implicado directamente, el actual secretario de Medio Ambiente Benjamín Rico Moreno dijo que no tiene nada que ver con los negocios de sus hermanos. También declaró que, desde su cargo en el gobierno estatal, no tuvo relación alguna con el otorgamiento de los permisos para la construcción del fraccionamiento Esmeralda, que fue concluido, al menos formalmente, hace dos años. Benjamín Rico manifestó que sus hermanos “solventaron plena y cabalmente la demanda de un solo habitante”, al referirse a las quejas y defectos que consignamos en nuestra edición de ayer. No obstante, este diario verificó la información en el lugar de los hechos y observó las irregularidades que claramente no han sido resueltas. Falta ver cuál es la postura del actual subsecretario de Obras Públicas Marco Antonio Rico Moreno, quien debe dar una explicación convincente dado que él, como funcionario público, es perfectamente consciente de la importancia de que los fraccionamientos cumplan con la ley en la materia. Lo importante en este caso es que las autoridades cumplan su función que es hacer valer la ley. Que las y los ciudadanos que apuestan su patrimonio al comprar una propiedad tengan el respaldo de las autoridades y la certeza de que la constructora se sujeta a la ley, cuenta con los permisos, y que, por tanto, responderá en caso de no cumplir con lo que ofrece. De lo contrario, las autoridades solo simulan y la ciudadanía carga el muerto. De filón. Donald Trump ganó la elección en Estados Unidos. Las consecuencias de que el republicano llegue a la Casa Blanca son impredecibles. Por lo pronto, el peso llegó ayer a los 20.51 por dólar, un máximo histórico. Es solo una probada de lo que nos espera.

Comentarios