VÍCTOR FUENTES / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) incluyó definitivamente en su lista de empresas fantasma a la sociedad que le compró una nave industrial por 54 millones de pesos a Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”.
El SAT determinó que la empresa Manhattan Master Plan Development S. de R.L. es una “facturera”; es decir, expide facturas por servicios inexistentes que permiten a terceros aplicar deducciones sobre el pago de sus impuestos.
Manhattan Master fue incluida en un listado definitivo de 49 “factureras” fechado el 16 de febrero y publicado ayer por el SAT en el Diario Oficial, lo que implica que una vez desahogado un procedimiento administrativo la empresa no desvirtuó la presunción de que expide comprobantes fiscales por actividades inexistentes.
El domingo, el propio Anaya confirmó que en 2016 vendió a Manhattan Master por 54 millones de pesos la nave industrial que construyó sobre un terreno baldío que adquirió en 2014 y le costó 467 mil dólares, y dijo que “por obvias razones” desconocía el origen de los recursos que le pagó la compradora.
En el caso de Manhattan Master, el oficio de presunción de que es una facturera fue notificado inicialmente el pasado 17 de octubre por la Administración Desconcentrada de Auditoría Fiscal (ADAF) de Querétaro.
La inclusión en esta lista implica que son inválidas todas las facturas y comprobantes fiscales expedidos por Manhattan Master, por lo que las personas que los aprovecharon tendrán que probar a la autoridad que las operaciones realmente existieron.
También puede haber sanciones penales.
Cabe mencionar que Manhattan Master ya presentó una demanda de nulidad contra la ADAF-Querétaro ante la Sala Regional del Centro II del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), con la que buscaría echar abajo su inclusión en la lista del SAT, pero dicha demanda aún no es admitida a trámite.
El 26 de octubre de 2017, la PGR recibió una denuncia de hechos por la venta de la nave industrial, según la cual el empresario inmobiliario queretano Manuel Barreiro diseñó un esquema financiero para ocultar el origen de los 54 millones de pesos recibidos por Anaya.
La semana pasada, el abogado Adrián Xamán McGregor informó que la PGR investigaba la venta simulada de la nave industrial a Manhattan Master, que habría incluido el paso del dinero a través de empresas fachada en México, Canadá, Suiza y Gibraltar.

Comentarios