Cada individuo es diferente debido a la gran variabilidad genética, sin embargo cuando las personas se enferman los tratamientos no son individualizados. Esto puede generar problemas terapéuticos, ya que un mismo fármaco actúa de distinta manera en cada organismo. Uno de los factores por lo cual esto sucede, es que no todos metabolizamos los fármacos de la misma manera. Entendamos por metabolizar la capacidad de un individuo para procesar los fármacos dentro del organismo, dicho en otras palabras, convertir los fármacos en metabolitos que actúen en el lugar preciso. De acuerdo con esto se han clasificado a los pacientes dentro de dos grandes categorías según su genética: metabolizadores lentos: este tipo tiene un riesgo mayor de sufrir efectos adversos debido a que la permanencia del fármaco en el organismo se extiende, y metabolizadores rápidos: es el antagonista del metabolizador lento, en donde el fármaco es transformado velozmente y por lo tanto se excreta mas rápido pero muchas veces sin cumplir el cometido del tratamiento. Gracias a esta clasificación, en cada paciente se podría utilizar esta información para prever la respuesta que tendrá frente a determinado fármaco, ya sea una pérdida del efecto terapéutico o en el peor de los casos una reacción de toxicidad.
Una de las áreas médicas que más se pueden beneficiar por el estudio de la farmacogenética es el área oncológica, en los tratamientos oncológicos las reacciones adversas medicamentosas (RAM) se han convertido en una de las principales causas del incremento de la tasa de mortalidad, cabe mencionar que muchas de estas se podrían evitar con el conocimiento previo de la genética del paciente. Un ejemplo típico es el tratamiento con tamoxifeno, fármaco prescrito para pacientes con cáncer de mama. El endoxifeno es el metabolito que actuará en el lugar preciso y es formado a partir del metabolismo del tamoxifeno una vez que éste entra al organismo. El gen CYP2D6 es el gen responsable de metabolizar el fármaco, y en aquellas mujeres que se presente una mutación en este gen el tratamiento no será efectivo o será parcialmente efectivo. En este sentido se ha reportado que 70 por ciento de las mujeres con cáncer de mama, tiene un efecto positivo al tratamiento, mientras que hay una incidencia de 30 por ciento en las cuales no resulta efectivo debido a factores genéticos del metabolismo, teniendo como resultado una pérdida de eficacia terapéutica.
Actualmente el diagnóstico del cáncer ya no significa una sentencia de muerte y las personas con cáncer pueden beneficiarse de muchas opciones de tratamiento; sin embargo los tratamientos actuales siguen produciendo reacciones adversas e incluso en algunos pacientes siguen sin presentar la acción terapéutica esperada, por lo tanto, si la farmacogenética fuese aplicada de manera sistemática en oncología se abriría una oportunidad hacia un tratamiento individualizado y eficaz.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios