A partir de mañana Hidalgo transitará por segunda semana al semáforo epidemiológico naranja, esto significa una nueva oportunidad para que la economía estatal salga del agujero en el que se encuentra. No será fácil y quizá, con toda seguridad, la entidad volverá estar en alerta máxima. Los ingresos por hospitalización, las cifras de contagios y fallecimientos son muy volátiles, sobre todo cuando el estado ingresó tarde a la cúspide de la pandemia. A estas alturas es complejo pedir a la ciudadanía que permanezca en sus hogares, tras cuatro meses de sana distancia volver a la normalidad más que necesario, es urgente para ciertos sectores. Sin embargo hay lecciones que se deben aprender. Hidalgo avanzó al semáforo naranja hace dos semanas y regresó a rojo el 26 de junio, así que para transitar a una normalidad ordenada se requiere de la cooperación social. El gobierno del estado dio a conocer cinco medidas que deberá adoptar el estado del 6 al 12 de julio, eso luego de que la velocidad de propagación de contagio del coronavirus disminuyó a menos de la mitad y en los últimos días se encuentra en una zona de control. Las dos primeras acciones son que los sectores esenciales podrán aumentar sus actividades, en cambio los no esenciales retomarán sus actividades progresivamente, además de que su personal no deberá rebasar el 30 por ciento de la plantilla total. El tercer punto es que los aforos se mantendrán en 30 por ciento en hoteles, restaurantes, salones de belleza, servicios de salud y asistencia social, gimnasios, cines, plazas comerciales, templos, bancos, pequeños comercios, balnearios, albercas y mercados. Lo cual resulta un respiro para una economía quebrada. Por otra parte, México se convirtió ayer en el quinto país con más muertes causadas por el Covid-19, luego de superar a Francia, con 30 mil 366 decesos. La escalada de contagios y muertes parece un tobogán sin fondo, donde el escepticismo de aquellos obstinados es uno de los factores que empujan con fuerza hacia el precipicio. De filón. Consejeros y personal del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo sostuvieron una reunión donde propusieron revisar los derechos lingüísticos indígenas en la realización de debates. Se trata de un tema que ni siquiera debe estar a discusión, lo derechos se aplican.

Comentarios