Favorece inteligencia emocional entorno escolar

1040
ful 2016

Pachuca

La aplicación de la inteligencia emocional en el plano educativo conduce a mayor trabajo colaborativo, más índices de aprobación, más rendimiento y una brecha menor entre el mejor y el más bajo promedio entre estudiantes.
Lo anterior fue destacado por Mónica García de Luca, como parte de su conferencia “La inteligencia emocional en el ámbito educativo: un diferenciador en el rendimiento escolar”, en el marco de la Feria Universitaria del Libro (FUL).
La doctora en educación expuso que una de las cuestiones positivas de integrar esas acciones es que la diferencia entre el alumno más alto y el más bajo de calificación se acortaría debido a la creación de comunidades de aprendizaje que con el paso de los años impacten de forma favorable en posteriores etapas escolares y laborales.
El problema dentro de las aulas es que la mayoría del alumnado o los propios docentes no saben reconocer sus emociones, no las saben nombrar y, por lo tanto, no actúan en consecuencia, sino que las evaden y sobreviven con ellas.
Comentó que el papel de la inteligencia emocional de docentes hacia el estudiantado se enfoca en la persona, no en que mejore las calificaciones per se, sino que como individuo vaya mejorando para que pueda generarse un mejor entorno.
Apuntó que en el sistema actual, en la reforma educativa ya se contempla la inteligencia emocional como práctica, ya que habla de cómo tener un ambiente seguro y cómo tener un ambiente de derecho y respeto a la legalidad, que es lo primero que genera confianza, y por otro lado se trabajan las habilidades sociales.

Comentarios