La ola de violencia que se registra en todo el país no es ajena a Hidalgo y el gobernador Omar Fayad dijo que “pondrá las barbas a remojar”. Al hacer referencia a la violencia que se ha vivido en Sinaloa (escenario del culiacanazo hace unas semanas) y en Chihuahua (donde criminales masacraron a nueve integrantes de la familia LeBarón el pasado lunes), Fayad reflexionó en entrevista y dijo que el avance del crimen refleja la descomposición y desarticulación social, ante lo cual “hay que estar preparados”. Fayad destacó que su gobierno ha invertido mucho para que Hidalgo siga siendo uno de los estados más seguros del país, aunque reconoció que hoy en ese rubro la entidad no anda muy bien que digamos. “Hay violencia y delincuencia en Hidalgo, por supuesto, pero hemos hecho todo lo que está en nuestras manos para frenarla y que no estemos igual que los demás estados del país, y ha sido muy difícil contener la delincuencia”. ¿Qué debemos hacer ante esta embestida del crimen organizado en todo el país? Lo cierto es que hoy ni los gobiernos tienen clara una estrategia para detener la ola que tiene a México en la mira de todo el mundo. La declaración de Fayad, lejos de tranquilizarnos, debe ponernos en alerta porque se atisba que vienen días aún más complicados. A nivel federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) declaró ayer que no cambiará su estrategia (cualquiera que esta sea) pero que su gobierno no responderá con más violencia. Y mientras atinan a articular un plan adecuado, una estrategia que funcione, ¿qué hacemos los ciudadanos? La violencia en el país es una pesadilla de la cual no hemos podido despertar desde que el expresidente Felipe Calderón declaró, vistiendo aquel holgado traje militar, la guerra contra el narcotráfico. De filón. Y hablando de violencia, al menos ahora el secretario de Gobierno Simón Vargas Aguilar expresó que el gobierno del estado valora la petición de emitir una alerta de género, “debido a que son decisiones que competen a varias instancias”. Al menos no dijo que el problema se debía a que el ayuntamiento permitía que los antros abrieran a altas horas de la noche.

Comentarios