Fayad sepulta el “besamanos”

207

No son pocas las veces que el gobernador Omar Fayad ha roto protocolos en un año de gestión. La más clara fue su espontáneo arribo al Congreso del estado a principio de septiembre para la entrega de su primer informe de actividades. Este hecho inesperado, que dio pie a una reforma de ley para repetir el formato de preguntas y respuestas, sorprendió a los mismos diputados, ante quienes el mandatario puso el pecho a las balas para enfrentar los cuestionamientos. Después de muchos años, un gobernador y su gabinete no asistieron a la ceremonia de la gesta heroica de Chapultepec en el corazón de la Bella Airosa. En esta edición solo el encargado de la política interna, Simón Vargas, representó al primer equipo del gobernador. El saludo multitudinario de mano y oral que realiza Omar Fayad a los asistentes a sus eventos, pues ha llegado a nombrar hasta 30 presidentes municipales, es un tedioso protocolo adoptado en esta administración. Una instrucción, anticonstitucional por cierto, al atentar contra el derecho a la información (artículo seis), es la que reciben los secretarios de gabinete en eventos o anuncios catalogados por el mismo Ejecutivo de preponderante envergadura. En estas actividades nadie habla para no desviar la atención de la prensa y de la población de la actividad en cuestión, una clara diferencia con el gobierno anterior. Las visitas sorpresa que ponen a temblar a servidores públicos de todos los niveles es otra costumbre adoptada por el fayismo. Lo mismo ocurre en hospitales, escuelas y oficinas, donde marchan de manera recta cada que el mandatario arriba de manera súbita. El viernes, por segundo año consecutivo, Omar Fayad convocó a la ceremonia del “grito” en el balcón central de palacio de gobierno a quienes debían estar: deportistas destacados, alumnos de excelencia, ganadores de concursos, actores, creadores, pintores… Se acabó el glamur exacerbado, el desfile de celebridades, líderes sociales y empleados oportunistas que aprovechaban el momento patrio para estar cerca de los dirigentes del poder, lo que el propio gobernador calificó como “besamanos”. Abajo la fiesta continuó, y como en 2016, Fayad se mezcló con el ciudadano de a pie que asistió a la fiesta puertorriqueña-mexicana, y a ritmo de reguetón rompió, otra vez, el protocolo. De filón. Lamentable los cuatro robos denunciados y el asesinato de un empleado del ayuntamiento de Huehuetla este 15 de septiembre, aunque para la autoridad el saldo blanco se circunscriba a los festejos patrios.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorFiestas patrias
Artículo siguienteVerificará gobernador entrega de útiles con visitas sorpresa

Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.