Desde abril de 2013, fecha en que se tipificó el feminicidio en Hidalgo, este diario ha realizado un conteo para tener clara la evolución de ese delito de alto impacto para la sociedad. Este año no ha sido la excepción y, en entrevista, la fiscal de atención a los delitos de género Luz Ramírez Pérez reveló que, hasta la primera semana de octubre, la cifra de feminicidios llegó a 18 casos. Según la funcionaria, el indicador no sale del promedio de casos ocurridos desde 2013, cuando hubo 11 feminicidios (de abril a diciembre) y que siguió con 19 en 2014 y 20 en 2015. En efecto, la cifra se ha mantenido cercana a los 20 casos, a excepción de 2013 cuando el conteo empezó en abril porque antes no estaba tipificado el delito. Estas cifras, si bien muestran que la tendencia se mantiene estable, también refieren que las estrategias para combatir el feminicidio no funcionan. Es decir, la incidencia de este delito no cambia: el castigo que ofrece la ley no disuade a los agresores de cometerlo. Esto debería llamar a las autoridades a establecer, o una eficaz estrategia de comunicación que advierta del castigo que pueden alcanzar los culpables o un plan que ayude a prevenir más casos. Está claro que quienes cometen ese delito son las personas más cercanas a las víctimas. Según la fiscal, los victimarios en su mayoría fueron las parejas de la víctima, con un 35 por ciento de los casos. En segundo lugar se encuentran como responsables del delito la expareja de la víctima y después algún familiar. Es decir, quienes cometen los feminicidios no son solitarios asesinos, sino quienes, en teoría, aman a las víctimas. Con este claro patrón es viable construir una estrategia dirigida a prevenir el delito. Las autoridades tienen la información, el conocimiento y la ley de su lado. Falta que pongan en marcha sus facultades y responsabilidades. De filón. Otra paradoja de los tiempos de austeridad son los ingresos que perciben los diputados locales. Según Luisa Pérez Perusquía, presidenta de la junta de gobierno del Congreso local, cada diputado recibe mensualmente más de 100 mil pesos que distribuyen entre dieta, gastos de gestión y salario para sus asistentes. ¿Es mucho?, ¿suficiente?, ¿poco? Depende de lo que hacen, de sus resultados y del contexto en el que se desenvuelven. Saque sus propias conclusiones.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios