Quizá la percepción de la opinión pública no mejora porque a través del tiempo ha visto cómo diversas iniciativas no resuelven sus problemas cotidianos, y al contrario, sucede que estos aumentan, como las soluciones en salud, que en sus diversos ámbitos sus problemas se agravan, como la escasez de médicos especialistas en muchas regiones del país; persiste el problema anacrónico de bajas remuneraciones al personal, equipos inadecuados y la excesiva carga de trabajo en centros estatales.
Sin soluciones reales a largo plazo solo existen ideas sueltas sin un plan coherente, ni hablar con eufemismos, y ponerse hipotéticamente en los “zapatos” de otro no resuelve el problema de fondo, porque en lo referente al delicado tema de la salud no existe una receta única con instrucciones precisas, pero se percibe que una mejora sustancial tanto en calidad como en cobertura de salud depende de una drástica reducción de la pobreza, que incluye abatir la mortalidad infantil, mejorar sustancialmente la calidad de la nutrición y aumentar la cobertura.
Por otro lado, para tener realmente mejores servicios de salud se requiere un genuino crecimiento económico, así como el desarrollo y aplicación de avances científicos en el control de las enfermedades, además de una real eficacia gubernamental para incentivar el crecimiento adecuado de bienes públicos e infraestructura de clínicas dotadas de equipo necesario y personal capacitado.
Porque la salud está ligada a un desarrollo capaz de multiplicar las oportunidades para que las personas puedan vivir una vida mejor. Los avances en la materia están asociados a importantes innovaciones, tanto para reconocer el origen de enfermedades, la invención de nuevas vacunas y el control eficaz de las pestes, pero también con mejoras en la higiene y la salud pública con adecuada provisión de agua potable y servicio de alcantarillado.
En cuanto a los avances en nutrición, se relacionan con una mejora sustancial en los niveles de ingreso de la población y que estos sean de forma permanente, y no solo en periodos o campañas, lo que permita que la ciudadanía tenga acceso real a una dieta más nutritiva. Asimismo, los avances requieren de recursos, capacidad de gestión y una buena dosis de altruismo como son las jornadas médicas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).
Además de contar con foros de reflexión y análisis de los problemas en la materia para generar soluciones, como es la Feria Internacional de la Salud, en el Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa) de nuestra máxima casa de estudios de la UAEH, en beneficio de la población hidalguense, con la participación de países como España y Colombia, que incluyen a la comunidad estudiantil con actividades culturales, deportivas y conferencias magistrales, entre otras.

Salud

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorPor la salud
Artículo siguienteLa ola violenta que todos ven, menos las autoridades
Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.