Murió el comandante Fidel Castro y no tardaron mucho en asomar la cabeza de sus sombríos agujeros todos los gusanos del planeta, desde presidentes hasta hombrecitos y mujercitas insignificantes. También los buitres y las hienas poco a poco comienzan hacer presencia, 57 años agazapados en las sombras, cobardes hasta siempre. Fidel, Fidel, Fidel qué tiene Fidel que los gringos y los gusanos nunca pudieron con él.
Hoy, todos esos que habían hecho de Cuba un garito hasta que llegó la Revolución se desgañitan en festejos y vivas esperando su anhelado festín de los buitres contra una revolución digna y legítima que convirtió a Cuba en una de las primeras potencias educativas con equidad de género del planeta, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para le Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
Tan solo en 2012 Cuba destinó 13 por ciento de su producto interno bruto a educación. México, muy por debajo de lo que suscribe en la ONU, invierte apenas 6 por ciento, y con trabajo 0.3 por ciento a ciencia y tecnología; sobra decir que menos de 0.08 por ciento a cultura. Es para llorar.
También, Cuba es primer mundo en medicina (11.1 por ciento del PIB en 2015), investigación y atención gratuita no solo para el pueblo cubano sino a todo aquel ciudadano del mundo que así lo requiera, incluido el pueblo estadunidense.
Médicos e investigadores cubanos van a la vanguardia en la cura para el cáncer, el tratamiento del VIH y Sida, drogadicción, vitíligo y soriasis entre muchas otras.
¿Carencias? Sí y muchas debido al criminal bloqueo de Estados Unidos a la isla y aun así desde 1959 ningún niño cubano duerme en la calle y además va a la escuela, bueno, hasta los perros callejeros reciben atención médica, cuentan con identificación y son alimentados por instituciones y el pueblo.
¿Que no hay hamburguesas ni McDonald’s? ¡Afortunadamente! y gracias a eso el pueblo cubano es un pueblo sano.
¿Contradicciones? Muchas, como cualquier nación que construye su futuro pero lo más importante es que son sus contradicciones, sus errores y sus aciertos que tendrán que resolver los cubanos y solo ellos como nación libre y soberana que ejerce su derecho a la libre autodeterminación. A su manera, a sus tiempos y a sus formas sin la presión de nadie ni la presión de naciones cuyos intereses mezquinos, como Estados Unidos, se han dedicado a intervenir en las naciones que no piensan como ellos y que no se someten a su enferma visión del mundo inscrita para desgracia de la humanidad en su Destino Manifiesto.
Y sí, toda la gusanada en Mami tomó las calles para hacer fiesta. Increíble el nivel de fanatismo anticomunista que han cultivado por años. En México los profesionales de la doble moral, desde Morena, el PAN hasta el PRI, también andan por ahí cuestionando lo que su cobardía les impidió siempre, ahora sí muy envalentonados opinan sobre el tema y cuestionan a Cuba sin ver la viga que tienen en el ojo en su propio país, cobardes siempre.
Todos y todas olvidan una cosa importante: Fidel murió pero la Revolución sigue viva y muchos para defenderla. ¡Hasta siempre!, comandante Fidel.

Comentarios