Con el Super Bowl a la vuelta de la esquina, este fin de semana es de fiesta, en un nuevo intento por salvar el juego de las estrellas de la NFL mejor conocido como Pro Bowl, Orlando recibe una nueva edición de este choque de titanes.
El formato del Pro Bowl ha cambiado muchísimo en los últimos tiempos, de ser un juego AFC contra NFC pasó a ser una “reta” como las que se hacían en los recreos, ahora regresa el formato original y la verdad, si bien el formato de capitanes le dio un giro a la rivalidad ya que te permitía armar mejores escuadras haciéndolo más parejo, creo que regresarlo al original no es tan mala idea, resulta menos confuso para nosotros los fanáticos. Lo que sí preferiría es que regresara a ser una semana después del Super Bowl, así podrías contar con los jugadores de la final. Aun así es una buena fiesta la que se arma y será entretenido ver a muchos de nuestros jugadores favoritos en combinaciones como jamás esperarías, no saben cómo muero por ver a Beckham atrapar un pase largo de Drew Brees.
Orlando como sede me parece una propuesta interesante, no es Hawaii, pero es un lugar netamente turístico, esto permite que más aficionados puedan asistir a un juego que promete ser espectacular.
Y ahora sí, hablando del gran juego, por un lado Atlanta sigue con paso arrollador, maniataron a Green Bay y a súper Aaron Rodgers, colocándose como la mejor defensiva. Mientras que por el otro lado, Patriotas se ha topado con que sus rivales no se han presentado, si bien Texans los hizo sufrir durante la primera mitad, para el complemento solo hubo un equipo, mismo caso la semana pasada frente a Pittsburgh. Ahora todo se definirá el domingo. La semana que viene analizaremos a los equipos finalistas e intentaremos vaticinar si el poderío ofensivo de Atlanta o de Patriotas prevalecerá.
Esta semana será la calma y la fiesta antes de la tormenta, al final solo quedará uno y preparémonos porque promete ser un Super Bowl de antología.

Comentarios