El pasado viernes tuvo lugar el sexto informe de la actual administración rectoral de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH). Fue el primer universitario Adolfo Pontigo Loyola quien estuvo a cargo de cerrar los seis años que inició el rector en retiro Humberto Veras Godoy. Durante el discurso que pronunció Loyola el viernes, quedó clara cuál fue la misión durante este sexenio: lograr la visibilidad internacional, misión que se cristalizó y que se puede verificar con cifras y datos. Por ejemplo, que hoy la UAEH está ubicada en el sitio 47 entre las mejores universidades de Latinoamérica. Este objetivo alcanzado, según explicó el propio Pontigo, cobra relevancia porque no es la casa de estudios la que lo afirma, sino una calificadora de prestigio internacional como lo es el Time Higher Education. Lo siguiente, adelantó el rector, será pasar de la visibilidad al reconocimiento internacional. ¿Qué implicará esa meta? Que la UAEH se convierta en una casa de estudios con prestigio más allá de nuestras fronteras, que la validez oficial de sus programas educativos sea reconocida internacional y regionalmente, entre otros objetivos. Esto, según Pontigo, exigirá que se lleven a cabo transformaciones profundas y radicales que ya le tocarán a su sucesor en el cargo. En el acto celebrado el viernes también estuvo presente el gobernador Omar Fayad Meneses, quien se mostró atento al informe universitario. Durante su discurso, el mandatario se pronunció por estrechar la colaboración entre su gobierno y la universidad, para alcanzar resultados positivos. Así lo dijo: “tengo la convicción que una mayor cercanía de mi gobierno con la universidad traerá grandes resultados… además consolidará un estado unido que trabaja por un mismo objetivo”. Al escuchar los mensajes de las autoridades y ver los resultados de la actual administración rectoral todo parece indicar que las condiciones para que la UAEH continúe su despegue están dadas. A pesar de la adversidad y las tormentas que enfrenta hoy mismo nuestro país. De filón. A pregunta expresa, el procurador de Justicia de Hidalgo Ramiro Lara Salinas explicó a reporteros que la mala racha en cuanto a homicidios se refiere para la entidad, sin precedentes en casi 20 años, se debe a que nuestros vecinos del Estado de México tienen un alto nivel de homicidios y a que Hidalgo es una especie de tiradero de cadáveres. Ya habíamos escuchado antes este argumento, ¿recuerda? ¿Usted cree que este fenómeno pueda explicarse con semejante argumento simplista?

Comentarios