La alcaldía de Mineral de la Reforma ya dio el primer paso contra el exalcalde de Mineral de la Reforma Filiberto Hernández Monzalvo: presentó una denuncia en su contra ante la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH) por peculado en agravio de la administración municipal. La denuncia penal busca deslindar responsabilidades debido a que la gestión, entonces encabezada por Hernández Monzalvo, no enteró al Sistema de Administración Tributaria (SAT) qué hizo con 23 millones de pesos que retuvo a sus trabajadores por concepto de impuesto sobre la renta (ISR) en 2015 y 2016. El actual edil, el panista Luis Baños, explicó que pese a que el ISR es un impuesto federal, acudió a la PGJEH porque su gobierno piensa “que es la instancia correspondiente”. En esta redacción esperamos que esa acción penal tenga buen puerto: que las responsabilidades de cada funcionario en ese asunto sean determinadas por la ley y cada uno cumpla con la pena que corresponda. El éxito de esta carpeta de investigación estará en una correcta integración de los elementos que acrediten el delito. Este caso, cuya magnitud no tiene precedentes, debe servir como aviso para los alcaldes en funciones y los siguientes: no debe haber impunidad. Pésima señal si ocurre lo contrario. De filón. El mensaje debe llegar a las autoridades de parte de los empresarios agrupados en la Coparmex: urge hacer cambios en las secretarías de Seguridad Pública estatal y municipales ante el incremento en los hechos delictivos que perjudican a las empresas de la entidad. Particularmente en la capital del estado. ¿Habrá respuesta de las autoridades? ¿O solo un silencio cómplice?

Comentarios