Finiquita América partido sin despeinarse

88
Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Ciudad de México.-

Transcurridos cinco minutos, en el estadio Azteca resonaba el “tienen miedo, los Pumas tienen miedo”.

Muy rápido, Mateus Uribe liquidó a un rival agonizante. De la hazaña prometida a una realidad aplastante, al 2-1 (6-2 global) con el que América le hizo su epitafio, previo a instalarse en semifinales.

La muerte fue rápida, sin dolor. Los Pumas llegaron al Azteca pensando en ganar por cuatro goles y al minuto tres ya requerían cinco. Al 19, ya jugaban con uno menos por la expulsión a Marcelo Díaz, luego que en una misma jugada fueron amonestados tres auriazules. Al 69, Nicolás Castillo lo acompañó en vestidores.

Los auriazules fueron agresivos con la palabra y las piernas, mas no con la pelota.
Sus hinchas cantaron “es gallina, el árbitro es gallina”, señalando al árbitro Marco Antonio Ortiz de un favoritismo al América y no a sus enardecidos jugadores, que gastaron en energía en contener a Alejandro Arribas, aquel que el miércoles le pintó dedo a un fan.

Aun en la tragedia, los seguidores auriazules se aferran a su “¡cómo no te voy a querer!”, pero fue una serie tan brutal que sorprendieron por sus largos silencios, muy ad hoc a la muerte de su equipo.

El América vio cómo los Pumas se mataron solos. Díaz comprobó la calidad de Agustín Marchesín antes de irse a las regaderas, acompañado del auxiliar técnico Raúl Alpizar.
Los azulcremas fallaron a la promesa de no relajarse cuando permitieron el gol de Jesús Gallardo, al 43, con complicidad de Edson Álvarez, Paul Aguilar y Marchesín. También cuando Pablo Barrera casi les anota pese al par de expulsados. Quizá Miguel Herrera derramó bilis del coraje.

La roja a Nico Castillo, quien podría salir del equipo, fue el preámbulo al gol con el que Andrés Ibargüen sepultó a los Pumas.

El América avanzaba tranquilo a semifinales, dosificando a jugadores y alimentando la esperanza de coronarse, como ocurre cada que echa a los del Pedregal.
Ya era demasiado sufrimiento para la visita, así que el árbitro Ortiz fue piadoso. No expulsó a Arribas cuando el español impidió la jugada manifiesta de gol de Ibargüen; regañó a Diego Laínez por provocar a Alfredo Saldívar, pero no a este último por el empujón al juvenil, además de que pitó el final justo al 90 para evitar más calenturas. Habrá pensado que agregar más tiempo era rudeza innecesaria.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios