La presunta intención del PRI-gobierno de imponer al actual titular de la Procuraduría General de la República (PGR) Raúl Cervantes Andrade como fiscal general de la nación para “cubrir” las irregularidades cometidas por priistas durante nueve años se frustró por la resistencia de la oposición en el Congreso de la Unión y de grupos de la sociedad civil, así como por el escándalo del Ferarri emplacado en Morelos para no pagar la tenencia.
Dada la presión social ejercida en los últimos días, aunada a la revelación de que Raúl Cervantes emplacó en un domicilio “fantasma” de Morelos su Ferrari valuado en 3 millones 890 mil 932 pesos, fueron dos aspectos fundamentales para que el “fiscal carnal” no transitara y vaya para atrás en el Congreso de la Unión, donde los grupos parlamentarios del PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Morena impidieron la instalación de la mesa directiva de la Cámara de Diputados hasta que se diera marcha atrás al “pase automático” a favor de Cervantes.
Y es que nadie que aspira a convertirse en el fiscal que va luchar en contra de la corrupción puede falsear información para no pagar el monto real de la tenencia, como ocurrió
en el caso de Cervantes Andrade.
En virtud de lo anterior, el PRI-gobierno tuvo que ceder ante el descontento social generado por la eventual presencia de Raúl Cervantes en la fiscalía, ya que ello implicaría que la impunidad de los gobernantes priistas, incluido el presidente Enrique Peña Nieto, se perpetuara durante los próximos nueve años, ya que como siempre ha ocurrido en México, ningún servidor público impuesto por el presidente o que sea su amigo cercano realizará investigación alguna en su contra.
Recuerden lo que ocurrió con el extitular de la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade, quien prácticamente exonero a Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera por la compra de una mansión de 7 millones de dólares por parte de la primera dama a Grupo Higa, una empresa beneficiada con contratos de obra pública durante el gobierno de Peña Nieto en el Estado de México entre 2005 y 2011.
Virgilio Andrade, debe recordarse, fue nombrado por Peña Nieto al frente de la Función Pública y lo instruyó investigar el asunto de la Casa Blanca, lo cual es un absurdo porque nadie designado por el presidente de la República va “morder” la mano de su patrón.
Esa misma situación podría ocurrir con Raúl Cervantes de haber prosperado el pase automático, de ahí la resistencia de los grupos organizados de la sociedad civil y por los partidos de la oposición, principalmente el Partido Acción Nacional (PAN), que a través de sus legisladores “bloquearon” la instalación de la mesa directiva de la Cámara de Diputados.
Y es que son varios y muy delicados los casos de presuntos actos de corrupción que deberán ser investigados por la nueva Fiscalía General de la Nación, entre ellos, el más reciente escándalo de la “estafa maestra” documentada y develada recientemente por Animal Político y la asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y los presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht durante la campaña presidencial de Peña Nieto.
A través de la “estafa maestra” documentada por Animal Político y MCCI se habrían desviado 7 mil 760 millones de pesos por 11 instancias del gobierno federal a través de empresas “fantasmas” y con la participación de universidades públicas.
Ambos casos, así como otros que están pendientes de ser investigados, no podrían avanzar en caso de que al frente de la Fiscalía General de la Nación estuviera alguien cercano a la figura presidencial y al PRI, de tal manera que al ser eliminado el “pase automático” de procurador a fiscal se logra un triunfo sobre la corrupción, un problema que afecta gravemente a México desde hace varias décadas.
Por delante quedará la designación del fiscal general de la nación, para lo cual las fuerzas políticas deberán de elegir a una persona que además de honorabilidad y probidad deberá garantizar autonomía respecto del gobierno y del presidente para que haya un combate real contra la corrupción, algo que le hace mucha falta a México.

Rating: 4.0. From 2 votes.
Please wait...

Comentarios