Todo comienza con una invitación, regularmente de algún familiar o persona cercana en quien se confía, la cita es para asistir a una reunión en donde se explica al recién llegado una dinámica que, prometen, le hará ganar siete veces más de lo que invirtió. Flor o telar de la abundancia, círculo de amigos, células de gratitud, bolas solidarias, entre otros nombres, son como se conoce este esquema piramidal que rápidamente se está extendiendo por la República y que ya alcanzó a Hidalgo; un modelo “financiero” de moda que ha causado revuelo en redes sociales cautivando a cientos de personas quienes, con la esperanza de obtener ingresos millonarios, ponen en riesgo sus ahorros y estabilidad financiera.
Pero, ¿cómo funciona? La flor tiene cuatro niveles: agua, tierra, aire y fuego, este último se compone de ocho pétalos, todos los inversionistas empiezan en el nivel fuego y aportan la cantidad que estipula el modelo, la cual varía dependiendo de cada grupo: 500, mil, 5 mil o hasta 27 mil pesos, en algunos casos.
Bajo el argumento de confiar y entregar lo que se posee para que se multiplique y genere “abundancia”, grupos de personas en todas partes están participando en estos esquemas para ver crecer su dinero; trabajadores de instituciones educativas, dependencias de gobierno y personal del sector salud, son las principales víctimas de este sistema que, aseguran especialistas, no es más que otra forma casi segura de defraudar a alguien. Tal es el caso de Sofia Macías, autora del libro Pequeño cerdo capitalista, quien comentó en su blog personal que se trata “del típico esquema de: me quiero hacer rico sin despeinarme”.

Testimonio

Nancy es una mujer con dos hijos pequeños que, junto a su esposo, trabaja seis días a la semana para darles un mejor futuro; ella, al igual que su prima, asistió a uno de esos grupos con la ilusión de “invertir” su dinero para generar ingresos que le permitieran poner un negocio propio. Nan, como le dicen de cariño, entró como miembro fuego de la flor y entregó 27 mil pesos a una desconocida con la esperanza de que en un mes, si trabajaba duro y confiaba en sí misma, recibiría la misma cantidad que esa persona en aquel momento (216 mil pesos).

Yo fui porque la amiga de mi prima nos dijo que su hermana ya había recibido (el dinero), la verdad no desconfié porque pensé: es mi prima y ella también la conoce, no puede jugarnos chueco. Entonces ahí voy a sacar un préstamo para dar el dinero, lo entregué y me felicitaron, me dijeron que mis buenas acciones se multiplicarían y que en un mes tendría mi dinero de vuelta pero con siete regalos más por haber confiado para que otra persona hiciera sus sueños realidad, que solo debía trabajar duro para conseguir mis dos fuegos, pero ahí fue donde las cosas salieron mal, ya pasó más de un mes y no logro encontrar mis dos personas, debo lo del préstamo y ya me atrasé con la mensualidad, por si fuera poco mi esposo no sabe y cuando le diga no sé cómo va a reaccionar.

El tiempo sigue pasando y Nancy, al igual que su prima, mantiene el celular a la vista mientras espera una llamada que no llega, teme contarle a su familia lo ocurrido y, con un poco de esperanza, confía que le regresen, por lo menos, lo que “invirtió”.

Ya no pido que me den todo el dinero que me prometieron porque sería ser muy ingenua, pero cuando entré me dijeron que en caso de no conseguir a mis dos fuegos me devolverían mi dinero, lo malo es que como te digo ya pasó bastante tiempo y no veo nada claro, solo me tienen vueltas y vueltas, ya no sé qué más hacer, me pasó como el refrán: iba por lana y salí trasquilada.

Pese a que operan de diferente forma y en varios sectores la finalidad es la misma, obtener ingresos con una estructura que parece “haber hallado la falla en el sistema”, para constatar lo anterior, este medio acudió personalmente a una reunión de uno de estos grupos cuya singularidad es ser exclusivo para mujeres; ahí, un recibimiento cálido envuelto en una ola de misticismo, fraternidad y magia es lo que se encuentra, aunado al compromiso de hacer los sueños realidad de todas las presentes. Durante la sesión las palabras mágicas, llenas de luz, confianza y entrega, son una constante; al inicio se realiza una meditación para “abrir la mente”, se pide apagar los celulares y olvidarse del mundo exterior, una mujer (hermana agua o abuela) pasa al centro y cuenta una historia africana de humanidad y solidaridad sobre el origen de esos círculos, las demás reafirman sus palabras y algunas lágrimas se dejan entrever, todas aplauden y la efusividad es palpable; finalmente explican el funcionamiento de la flor y por qué debes entregar un “regalo” de amor y confianza para que otra mujer haga sus sueños realidad… regalo cuyo valor es de 27 mil pesos.
En la entrega de “regalos”, dos o más mujeres reciben, una flor se ha cerrado y una nueva debe abrirse, por ello las invitadas deben ser convencidas de ingresar a la dinámica, no sin antes disfrutar de un festín que las anfitrionas han preparado para la ocasión. “Es momento de hacer tus sueños realidad”, comentan quienes llevan más tiempo, algunas entran y otras prefieren abstenerse, no obstante todas se retiran con una consigna, evitar comentarlo con mujeres “estudiadas”, hombres o personas relacionadas con asuntos financieros, pues “no todos están llenos de luz como tú”.

La gente puede perder su dinero: Condusef

Pese a que incluso la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advierte sobre estos esquemas poco confiables para invertir, decenas de personas siguen invitado a otras a unirse a esos grupos que principalmente utilizan redes sociales como Facebook o Whatsapp para realizar sus operaciones. En entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, la titular de la Condusef Hidalgo Pilar Castañeda Sánchez habló sobre la posición del organismo con relación a estos modelos financieros.

La postura de nosotros es definitivamente no entrar a ese tipo de redes porque al final no dependen y no vienen de una institución financiera; además, es un tipo de ahorro informal que nosotros no recomendamos porque no existe un respaldo, por ello es importante alertar a las personas de que no lo hagan, porque pueden perder su dinero.

Aunque la mayoría de experiencias son negativas, existen personas que aseguran haber recibido grandes cantidades de dinero gracias a estos esquemas, al respecto, la subdelegada explica que

es algo de confianza, por lo que cuando empiezan a hacer su red, los 10 primeros, o 15, a lo mejor sí lo logran (recibir dinero), porque es tu familiar o amigo, pero cuando esto empieza a crecer, llega un momento en donde se pierde hasta el conocimiento de quién está adentro, entonces es ahí donde empezamos a correr los riesgos de perder nuestro dinero.

Sobre si existe algún apoyo que la Condusef pueda brindar a quienes pierden su dinero en estos sistemas, comentó:

Nosotros estamos para atender situaciones con instituciones financieras serias, pero aquí simplemente es un grupo de personas que se juntan; nosotros siempre apoyaremos con cursos o capacitaciones la educación financiera, pero siempre enfocada a algo seguro, por lo que cuando son este tipo de casos, lamentablemente no hay nada que podamos hacer.

Asimismo, explicó que ese tipo de fraudes suelen ocurrir porque las personas no reciben una correcta educación financiera.

Si nosotros desde pequeños tuviéramos una buena educación financiera, estaríamos enfocados al ahorro, a realizar un presupuesto, pero por desgracia no nos educan de esa forma y ese es uno de los motivos que nos llevan a situaciones como esta.

En ese contexto, la funcionaria invitó a las personas a visitar el sitio web del organismo o acudir directamente a sus instalaciones para conocer las formas confiables de administrar o invertir su dinero.

Nosotros les pedimos que se acerquen, pues una de las principales funciones de Condusef son las pláticas, conferencias y talleres que damos, cualquier persona puede acudir sin ningún costo, ese es nuestro trabajo y lo hacemos con gusto.

Personas ingenuas o influenciables, las víctimas

Diversos medios nacionales y locales como Excélsior, El Financiero y la revista Forbes México, han publicado notas y artículos para advertir sobre esta práctica que en los últimos meses ha tenido auge en nuestro país; no obstante, hay quienes siguen ingresando debido a la falta de información o simplemente por ser personas influenciables, así lo explica el psicólogo egresado de la UAEH Daniel Hernández Torres, quien dice que

son varios aspectos, pero el más importante es la falta de información, muchas veces son personas ingenuas o influenciables quienes más se atreven a ser parte de este tipo de cosas.

Sin embargo, el especialista afirmó que existen motivos relacionados con el aspecto emocional que también llevan a algunas personas a acercarse a ese tipo de sistemas.

La falta de seguridad es algo que también los mueve, en ocasiones más que lo económico, porque ahí encuentran algo que no tienen en su casa, el estatus social que les da el dinero y que es una de las principales necesidades del ser humano. Asimismo, la falta de una red de apoyo familiar hace a la persona más vulnerable ante estas situaciones, es ahí donde se muestra débil y entonces es una presa más fácil para estas cosas.

Existen ciertas características en las personas que regularmente manejan este tipo de círculos, al respecto Torres Hernández refiere que

son manipuladores que no solo lo hacen en estos grupos, sino con todos sus cercanos, son personas muy atractivas, no solo físicamente, sino en la forma de decir las cosas, son buenos oradores, muy inteligentes, algunas veces por arriba del promedio, que hacen negocios fácilmente, seductoras y que te confunden con facilidad. Pero cuando te niegas a aceptar algo que te proponen, se sienten agredidos porque no confías en ellos y pueden reaccionar agresivamente.

Por estas razones, el psicólogo recomendó mantener vigiladas a las personas más vulnerables del hogar y cerrar los círculos familiares con confianza y comunicación, para que estas cosas no los perjudiquen,

pues debemos recordar que algo bueno, que sea gratis e implique dinero, muy seguramente, no lleva a nada bueno.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios