Hace unos días, el 22 de agosto para ser exactas, en la sección de cultura, la reportera Alejandra Rodrigo escribió una nota sobre el monólogo Flyme (escrito y actuado por Alejandra Canales, dirección Rodrigo Carrillo Tripp); en esta recrea la visión expuesta sobre la joven Val, quien mientras cocina refiere sus pensamientos/diálogo sobre el ser y hacer como mujer, que remata con expresiones como: “¿Qué otra cosa es la mujer sino la enemiga de la amistad, el mal de la naturaleza pintado de buen color?” y “no quiero ser mujer, no quiero amar ni traicionar”.
A este reporte periodístico una querida lectora, Alejandra Zamora, manifiesta su inconformidad al trato y tratamiento de la reportera al tema y dice:
“En esta ocasión me parece ofensivo que una reportera de este diario escriba sin la perspectiva adecuada sobre las puestas en escenas que emanan del Instituto de Artes, debido a los siguientes postulados: ‘Así fue expuesta la fantasía más grande de todos los hijos, matar a la madre.
‘…Mientras se arregla para el esperado encuentro, la joven le cuenta a su amiga Belzi, una mosca, los sacrificios sexuales realizados a lo largo de su vida, revelándose como objeto de deseo y víctima de su propio conjuro, el poder femenino.
‘Qué otra cosa es la mujer sino la enemiga de la amistad, el mal de la naturaleza pintado de buen color.
‘No quiero ser mujer, no quiero amar ni traicionar.’
“A pesar de que sea una expresión cultural, esto no implica que se deba alentar los postulados de dicha obra en la que se ataca a la mujer y se alienta a cometer actos violentos contra ella al generalizar que el deseo de todo hijo es asesinar a su madre.
“Vemos una postura medieval en la que se percibe a la mujer como un ente maligno en el que convergen todos los males del ser humano, sin embargo la reportera, en lugar de realizar un trabajo parcial debido a que es una nota informativa y no una columna o artículo, vierte su punto de vista, lo cual me preocupa aun más debido a su aliento a dichos mensajes violentos, ¿por qué no hacer una crítica constructiva en la que se cuestione el por qué de ese discurso? o ¿por qué no se le da la voz a la actriz y autora de Flyme para que explique el fin de la obra con la cual egresa de la licenciatura?
“Mi punto es que Rodrigo debería mantener una postura neutral ante cualquier tema cultural, realizar un trabajo más completo (efectuar entrevistas con actores, directores, productores culturales y académicos) para fundamentar su trabajo más allá de sus gustos personales, para darle a la audiencia un producto de calidad, sin sesgo y con perspectiva de género.
“También quiero puntualizar que no es la primera vez que se presenta esta situación, en la nota ‘La inocencia se pierde con el tiempo’, del 15 de agosto, vuelve a escribir: ‘Que ventila el odio natural de la madre al hijo’ de la obra Leteo (montaje de egresados del Instituto de Artes).”
La reportera Alejandra Rodrigo aclaró que “las frases entrecomilladas pertenecen a citas textuales del espectáculo, otra circunstancia para interpretar la obra es que tanto he hecho entrevistas a los actores, soy actriz y trabajo con los chicos que ahora están egresando, por lo tanto no hablo con desconocimiento de los temas planteados ni del proceso.
“Otra cosa que me parece importante señalar es que sí, el constructo brujeril sobre la mujer es medieval; sin embargo, son temas que se han expuesto a lo largo de la historia de la humanidad y han tenido estudios. Me refiero a que los griegos han hablado de la mujer como una bruja, Lars von Trier (director de cine y guionista danés) en su película Anticristo de 2009 habla de la maldad de la mujer y de la madre, finalmente estos objetos escénicos abordan temas como el hecho de que hay mujeres que no quieren ser madres, hay hijos que odian a sus padres, entre otras cosas. Jodorowski tiene varios textos que pueden explicar el punto. Flyme tiene un discurso y una postura al respecto, definitivamente hablo de la obra, de su construcción, su anécdota y los temas que la construyen.”
Sin duda, reportera y lectora tienen cierto grado de razón. Alejandra Zamora afirma que si la autora de esta nota quiere emitir su opinión, “debería realizar un trabajo más completo”, con entrevistas a actores, directores, productores culturales y académicos, para fundamentar su trabajo más allá de sus gustos personales”.
Alejandra Rodrigo, la reportera, considera que ella fue puntual con el espectáculo y que si bien hace interpretación de la obra es porque ha “hecho entrevistas a los actores, soy actriz y trabajo con los chicos que ahora están egresando, por lo tanto no hablo con desconocimiento de los temas planteados ni del proceso.”
Ambas posturas son válidas. El público de medios tiene el derecho a inconformarse por los contenidos. En este caso concreto la lectora interpreta sesgo en tanto el enfoque destaca la parte “oscura” de la protagonista del monólogo. La reportera apela a su experiencia para dar una lectura mejor e integral. Lo cierto es que su estilo es más de reseña crítica que nota informativa. Es decir, la reseña crítica permite exponer no solo los elementos informativos sino su juicio personal (Federico Campbell). De ahí toda la confusión y el reclamo de la lectora.
Es importante a nivel editorial se busque un diseño propio de las notas informativas y de los géneros interpretativos como son la reseña crítica, la crónica, por ejemplo. De esa forma el público lector entenderá y sabrá que no se trata de solo información y no reclamará puntualidad y asepsia en los datos y hechos. Así, podrá estar o no de acuerdo con la autora pero entenderá bien que es una postura profesional y que cabe en los géneros periodísticos y son parte del contenido de los medios de difusión, escritos o electrónicos.
La recomendación es, entonces, al equipo de la mesa de redacción para solucionar ese tipo de “detalles” que hacen la diferencia y ofrecen calidad y claridad en contenidos. Los manuales de estilo y editoriales juegan un papel fundamental en esa tarea. Es hora de acudir al propio y si no se cuenta con este empezar la tarea de hacerlo en equipo.
Sea esta una respuesta satisfactoria a nuestra querida lectora Alejandra Zamora, que a sabiendas de esta carencia entenderá de dónde la confusión sobre una nota informativa que no es tal sino una reseña crítica periodística.

Rating: 4.0. From 2 votes.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorUn “gringo” en la delegación mexicana que renegocia el TLCAN
Artículo siguienteLiman asperezas Checo y Esteban
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.