Fue en febrero de este año cuando la secretaria de Finanzas del estado Jessica Blancas aseguró que no existían retrasos en la llegada de recursos federales, que el dinero fluía sin contratiempos. Pero quizá era pronto para cuestionar a la tesorera sobre el tema, tal vez era necesario recordarle lo que alguna vez reconoció el entonces secretario de Planeación Alberto Meléndez: la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es una entidad extremadamente escrupulosa con los proyectos presentados por el gobierno. Días después de que Blancas aseguró que no había pendientes en las transferencias federales, la reportera de esta casa editorial Lourdes Naranjo daba cuenta mediante información oficial que de los 21 proyectos contemplados en el Fondo Metropolitano 2016, con un presupuesto superior a 498 millones de pesos, solo dos registraron avance físico y financiero al cierre del año. Para el actual ejercicio fiscal la cosa no es distinta, de acuerdo con los registros de transparencia de los recursos del gobierno federal, ningún proyecto financiado por el Fondo Metropolitano ha recibido presupuesto para su ejecución. Pero el viacrucis para Hidalgo no es nuevo. En 2014 aparte de que tuvo una sensible reducción respecto al ejercicio inmediato, hasta septiembre de ese año el fondo estaba prácticamente detenido. De los 29 programas y proyectos registrados ante la SHCP solo uno tuvo avance físico y financiero, se trataba de la adquisición de reserva territorial en San Agustín Tlaxiaca por 35 millones de pesos, es decir, apenas 7 por ciento del recurso etiquetado. Como se observa, una de las instancias responsables de que al menos 50 por ciento de las constructoras hidalguenses vendan activos y despidan personal por falta de obra pública, es la escrupulosa SHCP. De filón. Cayó el segundo pez gordo (Yarrington la semana pasada). El exgobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa fue detenido en Guatemala. Ojalá todos los años hubiera actividad electoral, así no habría prófugos de la justicia.

Comentarios