IRÍA FERRARI
Pachuca.- Uno de los temores más extendidos entre los hombres es no ser capaz de mantenerse en la posición de firmes a la hora de la verdad.

Aquí tienes unos consejos bien comprobados. Si haces clic en la mayoría de los reclamos de Internet sobre “cómo mejorar la erección” o “cómo evitar la disfunción eréctil” encontrarás anuncios de medicamentos, cócteles de hormonas y remedios naturales sin pruebas concluyentes que los avalen.

Seleccioné 10 cosas al alcance de todos que pueden ayudarte a mejorar tu rendimiento sexual desde antes de llegar a la cama, una carrera de fondo, pero mucho menos complicada de lo que imaginas.

¿Qué, cómo? Te estarás preguntando ya que soy mujer y no soy sexóloga. Pues preguntando a mis amigos chicos, y buscando un poco de información. Relájate.

Atención a los medicamentos

Aunque no lo creas, trabajé muchos años en la industria farmacéutica, así que tras leer prospectos, algo aprendí.

Hay muchos fármacos que pueden afectar a la erección negativamente: antidepresivos, pastillas para la tensión arterial, analgésicos narcóticos, antihistamínicos…
¿Has notado que con bajas temperaturas baja también tu erección?
Una posible explicación son los medicamentos con pseudoefedrina, usados, entre otras cosas, para evitar la congestión nasal, contrayendo las membranas mucosas que se inflaman en algunos catarros.

Los medicamentos con pseudoefedrina para evitar la congestión del resfriado pueden afectar la erección.

“El mecanismo que hay tras una erección es exactamente el opuesto a tener un subidón de adrenalina y la pseudoefedrina actúa de forma similar a la hormona de la adrenalina (la epinefrina).”

Es decir, que si tomas Frenadol, Iniston (antitusivo o expectorante), Termalgin Resfriado o Cortafriol Complex, por mencionar algunos de esos medicamentos para el resfriado, estarás menos preparado para el amor.

Tendrás que plantearte si no es mejor tener algunas flemas.

Los efectos secundarios para la circulación, de todas formas, están siempre en los prospectos (la buena circulación de la sangre es la clave de las erecciones): léelos y consulta a tu médico para salir de dudas.

Vigila tu barriga

Si aún no lo sabías, a partir de ahora dejarás de dar crédito a esa idea de que la tripa dibuja “la curva de la felicidad” de un hombre.

Hay estudios que indican que con un abdomen cuya circunferencia mide más de un metro, las erecciones pueden llegar a ser el doble de difíciles que en los que tienen 85 centímetros o menos.

No es un prejuicio: la anchura de la barriga está relacionada con la cantidad de grasa de las vísceras, que a su vez está unida a menores niveles de testosterona y a más inflamación, dos factores que arruinan el rendimiento del pene.

Nada de tabaco

La asociación es directa y está bien documentada. Cuanto más fumes, muchas más probabilidades tendrás de sufrir disfunción eréctil. Si no lo haces por vivir más años y evitar cánceres, hazlo por eso.

El tabaco daña el epitelio (revestimiento) de los vasos sanguíneos, afectando a la masa muscular del pene y obstaculizando la circulación de la sangre.

Si fumas, tendrás un 50 por ciento más de probabilidades de experimentar episodios de impotencia, según un metaanálisis llevado a cabo por científicos chinos.

Deja el trabajo… en el trabajo

El estrés laboral está directamente relacionado con los problemas de erección. Dicho por compañeras sexólogas: “Veo a muchos tipos de 40 o 50 con gran éxito, pero trabajos estresantes, y muchos de ellos tienen disfunción eréctil”.

Además, las personas adictas al trabajo tienden a dormir mal y a hacer poco ejercicio, otros dos grandes enemigos de la erección. Toda una bomba de relojería para tu salud sexual.

Así que ya sabes, además del riesgo de terminar siendo el más rico del cementerio, puedes empeorar tu vida sexual.

No mates al mensajero y tómate tu trabajo con un poco de calma, si te dejan.

Duerme bien

Si tienes insomnio, quizá te suene más fácil de decir que de hacer: “Ya tengo una preocupación más para cuando no pegue ojo. ¡Muchas gracias!”
Por ejemplo, dejar de mirar el móvil cuando te desvelas, porque empeora mucho las cosas.

Si el problema es que no tienes tiempo o eres partidario de aquello de “ya dormiré cuando me muera”. Desde aquí te encomiendo a que reserves al menos seis horitas.

Dormir cinco o menos durante unos pocos días seguidos hunde los niveles de testosterona de los chicos jóvenes y sanos en un 10 por ciento, disminuyendo su capacidad de erección y su libido (te lo dice una experta nivel pro en insomnio… pero a mí a diferencia de ti, no se me tiene que levantar nada).

Otro efecto secundario de no descansar lo suficiente es que afecta a la regulación de las hormonas cerebrales que influyen en la erección, como la serotonina y la dopamina.

Cuida tus encías

Lavarte bien los dientes sin olvidar las encías está relacionado también con tu rendimiento en el sexo. Curiosamente existe un estudio científico que nos dice: “Cuatro de cada cinco hombres con disfunción eréctil tienen también enfermedades periodontales”.

De nuevo tiene que ver con la circulación. Cuando hay caries o encías inflamadas, el sistema inmune ataca los patógenos de la boca. Las bacterias penetran en el torrente sanguíneo dañando los vasos y empeorando el flujo.

No te límites a la noche, un par de cepillados al día, suavemente, pero sin dejar ninguna zona (incluida la lengua) de limpiar, te ayudará.

Córtate con el alcohol

Si te emborrachas antes de una cita que te pone nervioso, quizá tengas más posibilidades de terminar en su cama. Una vez allí hay muchas más opciones de tener problemas, aunque no seas bebedor crónico ni experimentes dificultades de erección de modo habitual.

Más secundario, pero también importante, es que el alcohol es una sustancia depresiva que te hará estar más cansado en general. Mala idea para ser un atleta bajo las sábanas.

Puedes tomar un par de cervezas, pero si eres de los que se embalan te aconsejamos que no empieces.

Suda

El ejercicio físico moderado es bueno para todo en el organismo, pero si quieres que se note en las erecciones lo recomendado es subir un poco la intensidad.

Recientemente he leído un estudio que indicaba que los hombres con hipertensión mejoraban sus erecciones tras ocho semanas de programa de entrenamiento. Seguramente debido a que el movimiento reduce los marcadores de inflamación en el cuerpo.

Sé fiel (ojo, que yo no juzgo a nadie)

Qué mala suerte, ahora que tienes más de una pareja a la que satisfacer empiezas a notar que no eres el que eras, y tus hábitos no han cambiado.

Engañar o llevar una doble vida suele provocar ansiedad. Debido a la culpa, el sistema nervioso simpático se prepara como si estuvieras huyendo de un depredador.

Esos nervios, aún contenidos, cambian químicamente el cerebro y frenan la liberación de los neurotransmisores encargados de ponerse en marcha.

Deja de “acunar” tu portátil

Los ordenadores generan mucho calor, y aumentar la temperatura de los testículos juega en contra del recuento de esperma y los niveles de testosterona.

Eso sucede porque las células de los testículos que producen los espermatozoides son sensibles a la temperatura. No te arriesgues demasiado.

Sobre todo: Don’t worry, be happy

Los problemas emocionales de un hombre en su etapa infantil y adolescente pueden derivar en problemas físicos en su vida posterior.

Sus causas pueden ser muchas: desde el estrés, falta de confianza, problemas de ansiedad o dificultades para concentrarse.

Otro tipo de problema psicológico más grave que podrían afectar directamente a su forma de relacionarse en la intimidad, y necesitará de ayuda para diagnosticarse y tratarse.

Es importante acudir a un especialista para encontrar la solución más idónea en función de la causa. En algunos casos, soluciones tan sencillas como hacer ejercicio o mantener una alimentación saludable pueden ayudar a terminar con el problema. Mientras que en otros, será necesario algún tipo de medicamento.

  • Visita
    Si te quedaste picado, no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar

Comentarios