fotografía,Fontcuberta

Llama Fontcuberta a hacer fotografía que trascienda

Pachuca.- En el contexto de saturación existe la necesidad de crear imágenes trascendentes que conduzcan a la libertad, consideró el fotógrafo, investigador y semiótico de la imagen Joan Fontcuberta al impartir la conferencia magistral “Imágenes conspirativas: Contra el populismo visual”, en el marco del noveno Festival Internacional de la Imagen (FINI), que organiza la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

En el salón de actos Ingeniero Baltasar Muñoz Lumbier del centro cultural universitario (CCU) La Garza, el especialista planteó que se vive la época de la postfotografía, la cual, desde su punto de vista, está marcada por la automatización de la foto y la saturación de imágenes.

Indicó que hoy en día la imagen es un lenguaje universal, pues todos pueden hacer fotos sin necesidad de tener previamente un aprendizaje a fondo, lo que ha llevado a la masificación de imágenes que tengan menor calidad y significancia. Además, cobra menos relevancia la habilidad del fotógrafo o el sistema óptico de la cámara, pues el proceso de capturar fotografías se ha automatizado.

Sin embargo, consideró que la fotografía no ha muerto, en el lenguaje de la astronomía, “asistimos a un big bang fotográfico”, donde una de las características es la saturación visual, y es eso lo que permite trazar nuevos sistemas de censura, pues “nos hacen olvidar que faltan imágenes realmente trascendentes, críticas, que no nos ahoguen en ese sumidero de imágenes intrascendentes, sino que permitan la emancipación”.

Para el artista, algunos periodistas hacen de la mentira un arma y algunos políticos hacen de la mentira su forma de vivir, y en todo ello, la imagen es la protagonista. “A partir de las imágenes se configura el criterio sobre algún personaje, y esto cobra especial relevancia en épocas electorales”, subrayó.

En esta época, continuó, las personas dedican más tiempo a hacer fotos que a verlas, pues citó que en 2018, en Flickr fueron subidas al día 800 millones de imágenes; a Facebook, 300 millones; a Instagram, 80 millones, y para apreciarlas todas serían necesarios 49 años.

En ese sentido, habló de los turistas que gustan de capturar con su cámara o con sus dispositivos móviles los escenarios que visitan, de forma que si están en un museo, no aprecian las pinturas, sino que solamente fotografían sin más. “No miran nada, solo ven su celular, como una especie de periscopio que da constancia de que alguien estuvo en ese lugar o en ese momento”, declaró tras invitar a no mirar la puesta de Sol a través de la pantalla, sino a observarla sin un aparato de por medio.

Igualmente, el especialista en imagen sostuvo que las llamadas selfies son el reflejo de una sociedad narcisista y egocéntrica, pero, a su vez, permite autoafirmarse y construir la identidad.

De acuerdo con Joan Fontcuberta, antes de 2010 el término selfie no existía, de forma que hasta hace poco nuestra imagen dependía de otros fotógrafos profesionales, pero ahora cada quién decide cómo quiere ser visto ante los demás.

En la conferencia magistral mostró el trabajo de diferentes artistas que capturaron fotografías de personas tomando fotos, para reafirmar la importancia y la cotidianeidad de ese arte en la sociedad.

“Cada vez necesitamos más de las pantallas para la supervivencia cotidiana; vivimos en una iconocracia, es decir, bajo la tiranía de las fotografías y las imágenes, donde Internet es el principal vertedero. La consciencia está compuesta por imágenes”, reflexionó, por lo que concluyó que los fabricantes de todo este material, es decir, la sociedad, tiene la responsabilidad de analizar y señalar aquellas imágenes que nos hacen más sumisos y exaltar las que tienen un potencial de emancipación.

  • En el salón de actos Ingeniero Baltasar Muñoz Lumbier del centro cultural universitario La Garza, indicó que actualmente la imagen es un lenguaje universal

Comentarios