Algunos de los presentes en esa reunión del Sanborn’s de Santiago, sobre la capitalina Calzada de Tlalpan, cuentan que el desayuno ofrecido por cerca de 100 colaboradores de Miguel Nassar Haro, el mítico exdirector de la Federal de Seguridad, se convirtió de repente en una anécdota inolvidable sobre corrupción e impunidad.
La reunión se llevó a cabo en mayo de 2009, en pleno mandato de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, el consorte de la dama del rebozo mordido y arrastrado, quienes en esos momentos gozaban de los moche$ que les reportaba Genaro García Luna, en quien había depositado la conducción de todas las policías de México. ¿Quién iba a pensar que con el tiempo García Luna se seguiría “reportando”, al convertirse en el principal aportador de la campaña de Margarita Zavala, AKA la Calderona?
Miguel Nassar acababa de ser liberado de la prisión de Topo Chico, en Nuevo León, donde como recluso había sido objeto de muestras de simpatía de los sectores empresariales regios que habían disfrutado de su protección frente a chantajes y secuestros de todo tipo. Se sabe que recibía grandes cantidades de comida, la que repartía entre los internos.

Reto: ¿Quiénes son los
responsables de los secuestros?

Los comensales en ese desayuno-homenaje, en su gran mayoría compañeros de labores durante su vida de policía, abogados defensores y familiares, fueron testigos de que el policía se dirigió a un viejo colaborador y le preguntó si tres días le alcanzaban para que, en una próxima reunión, les informara a todos los presentes quién era el responsable de los secuestros que se llevaban a cabo en las calles.
El aludido, gratamente satisfecho con la petición, contestó de inmediato que, como se sabía, tenía tiempo en la fría banca, pues Zedillo había tenido la ocurrencia desde hacía 13 años de desintegrar todos los cuerpos policiacos para entregarlos en administración y custodia a los militares jubilados de alto perfil.
Que aceptaba el encargo, respondió, pero con la condición de que se le dieran cinco días más para cumplirlo a satisfacción del peticionario. Usted sabe, tenía que realizar con sus propios medios una investigación tan profunda que –todos presentían– borraría del mapa los esfuerzos de los mecanismos de seguridad del gobierno federal, que en aquel tiempo contaba con un presupuesto de fábula para desentrañar ese misterio.
Nassar aceptó y quedaron de reunirse la siguiente semana para conocer los resultados. Quedó empeñada la palabra del viejo policía para hacer realidad las expectativas de los presentes. El viejo emprendió camino en ese momento hacia su nuevo destino. En ocho días volvieron a verse en el mismo lugar.

Un policía retirado hizo lo que
no pudieron los institucionales

¡Cuál sería la sorpresa de los presentes cuando vieron que el viejo policía sacaba de una bolsa de su camisa tres tarjetas tamaño media carta escritas a mano, donde aparecían los nombres y los números de teléfonos celulares de los extorsionadores y chantajistas, internos de penales de alta seguridad y para reos comunes, desde donde se hacían las operaciones!
Había descubierto una intrincada red, la más importante de todas, dedicada a secuestros exprés y ejecuciones de que se tenga memoria. Solo con la ayuda de tres tarjetas, habilidad, experiencia y contactos con custodios corruptos y asesinos de la peor ralea, que contaban con toda la autorización para ejercer.
Los billonarios presupuestos para seguridad interior y para custodia de la seguridad nacional quedaron en entredicho. Ninguna corporación militar ni policiaca había podido hacer ese sencillo trabajo, a pesar de que la ciudadanía esperaba grandes resultados de las brigadas militares a cargo de seguridad y penales, que brillaban por su incompetencia.

Zedillo militarizó la seguridad
pública y hoy sufrimos su fracaso

El fraude de la seguridad zedillista, así como el de las balandronadas e incompetencias de los panistas Fox y Calderón, era no solo patético sino gravemente insultante y agresivo contra la confianza y la paciencia de la ciudadanía, que nunca se explicó a qué fueron dedicados los presupuestos que desde entonces se han ejercido, por un monto que supera los 10 billones de pesos.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios