Con el Año Nuevo escribiré acerca de mi amada hija Yazmín, mi amiga y cómplice que se me adelantó el pasado domingo 18. Hoy aprovecho este espacio para agradecer las muestras de solidaridad que recibí junto con mi familia en esas horas difíciles. La partida de Yaz me dio una lección de vida; así era ella: aleccionadora.
Al tema. En la ruta de la última etapa del sexenio de Enrique Peña Nieto abundan las voces y opiniones dizque expertas que descalifican a las reformas integrales impulsadas al inicio de su administración.
Lo cierto es que, sin brizna oficiosa, alguien tenía que dar el primer paso en este cambio de temas atados a patrioterismos y radicales posturas que mantenían anclado a México en escenarios añejos y faltos de impulso dentro de la globalidad, aunque esta nos arrastra y obliga, incluso, a sumarnos a convenios internacionales que entrañan compromisos de interdependencia, esos que los contras de siempre califican de entreguismo y venta del país a las trasnacionales.
Es el discurso de esa oposición que no atina a hacer una propuesta formal y fundamentada, por ejemplo en materia de energía y telecomunicaciones, porque tiene prurito del qué dirán sus simpatizantes, tildándolos vendedores de la patria.
Por supuesto que toda reforma legal tiene un costo y, aunque discrepemos en el arranque de cualquier nuevo escenario, el hecho es que debemos asumir esta democracia, si usted quiere muy a la mexicana, pero al final democracia que nos posibilitó elegir a nuestros gobernantes.
El tema viene a colación por el inevitable incremento del precio de las gasolinas y el diésel que paulatinamente ocurrirá en el nuevo mercado de la oferta y la demanda, cuya apertura se espera a partir de febrero-marzo del inminente 2017.
El diputado federal Julio Saldaña Morán, secretario de la comisión de energía de la Cámara baja, considera que el precio de las gasolinas rondará los 17 pesos por litro para 2017 y provocará un ríspido ambiente social.
Y es que, advierte, tras el incremento a los precios de los combustibles vendrá una escalada inflacionaria.
Pero el legislador considera que esta es evidencia de que la reforma energética es un fracaso, porque se hicieron promesas que resultaron mentiras y los combustibles no bajarán de precio.
Se refiere a una perogrullada: “de entrada, el llamado gasolinazo afectará al alza toda la cadena productiva de bienes y servicios, desde las verduras, el transporte, los productos de primera necesidad en mercados y centros comerciales, hasta escuelas particulares, sin olvidar los productos de electrónica y línea blanca”. Inútil negar que eso ocurrirá, pero el legislador veracruzano debe recordar que su partido aportó su grano de arena en la legislación reformista que aprobó la correspondiente al sector energético.
Saldaña Morán, como otros legisladores de oposición, estiman que 2017 será un año muy oscuro para toda la clase trabajadora, mas no para algunos empresarios porque, aduce, “son ellos los que pagan un salario ínfimo a sus trabajadores y no les afectará en su cadena productiva”.
Asegura que el grupo parlamentario del PRD buscará por todas las vías mejoras para miles de trabajadores, porque son los que sufrirán las consecuencias del futuro próximo en materia de alzas a productos de primera necesidad, principalmente.
¿Dónde estaba el diputado Saldaña Morán cuando se aprobó la reforma energética? ¿Dónde ha estado en este primer año de la 63 Legislatura? Ocurre, como suele ocurrir, que la oposición legislativa y buena parte de la oficialista, olvida los temas prioritarios y atiende los coyunturales con pronunciamientos o reformas menores cuyo efecto es, como dicen los clásicos, el de una aspirina cuando se requiere de una cirugía mayor.
La escasez de gasolinas registrada en semanas recientes en estados del occidente del país obedece a problemas de crimen organizado que el legislativo no ha querido atender con los mecanismos pendientes de aprobación. Ni Sistema Nacional Anticorrupción ni Ley de Seguridad Interior y mucho menos nada del fiscal general de la República.
En San Luis Potosí manos criminales apisonan el terreno del rumor y generan escasez de combustibles, mientras otras ordeñan ductos que obligan a cerrar la llave del suministro. ¿A quién conviene descalificar a las reformas estructurales y generar irritación social? ¿Fracaso? Digo.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon
@Entresemanamx

No votes yet.
Please wait...

Comentarios