Al terminar abril de este 2017 llegó a mis manos un libro muy querido por muchas razones. Es un texto que reúne ocho artículos presentados en los encuentros regionales de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, de la que fui presidenta durante el periodo 2015-2017. Una de las propuestas que presenté y cumplí fue organizar reuniones académicas en diferentes partes de nuestra República mexicana. Fue así como Coahuila, Aguascalientes, Oaxaca e Hidalgo aceptaron el reto y fueron escenarios de reflexiones y debates. Este libro, primer tomo de cuatro, reúne ocho de los trabajos presentados en estos encuentros regionales, cada artículo firmado por especialistas de la comunicación de trayectoria destacada. Les comparto lo que escribí en su introducción:
“Sensible a la falta de difusión que tienen investigaciones en distintas zonas de México, AMIC realizó cuatro encuentros regionales; uno al norte, dos en el centro y uno más en el sur. La respuesta fue generosa: investigadores procedentes de dichas regiones participaron o asistieron a las conferencias y mesas de trabajo, presentaron sus libros, aprovecharon el espacio de diálogo y debate. De igual manera, quienes no conocían a la asociación o no habían tenido oportunidad de colaborar en los eventos de la misma se acercaron para conocer el trabajo realizado, participar, valorar el compromiso, y más de uno, identificarse de inmediato.
“Es así como surge esta colección de estudios de la comunicación que presenta ensayos y artículos de investigadores de todo el país que participaron en los encuentros regionales. Quienes se interesaron en integrarse a estas publicaciones aceptaron que sus textos fueran dictaminados, que el formato de cada tomo fuera plural y diverso —como son los estudios de comunicación— y que se presentaran contenidos que delataran la variedad de temas que se analizan desde diversas ubicaciones en México.
“En este tomo se encuentran investigaciones sobre el cine que aborda los escenarios de la frontera México-Estados Unidos; los retos del Canal del Congreso y los compromisos del Poder Legislativo con su medio de difusión; el periodismo y la violencia en Guerrero; un “cártel” que delata los compromisos de investigación al norte de la República mexicana; los detalles que permiten descubrir la perspectiva de género al revisar una noticia en la prensa; las formas de seguir viendo la telenovela; la pluralidad y generosidad de las radios comunitarias y el derecho de réplica y su historia.”
Es así como este primer tomo de Fragmentario de la comunicación rupestre, editado por Elementum, permite hacer un recorrido sobre las líneas de investigación que se trabajan en el país y que la comunicación se estudia de norte a sur, del centro a todos lados del territorio.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEn Los Pinos van tras Ruiz Esparza, ¡por corrupto!
Artículo siguienteBusca Gadoth no afectar finanzas para pagar a exregidores

Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.