Ya hemos sido advertidos desde hace varios días por las autoridades: en cualquier momento se confirmará en nuestro país el primer caso del nuevo coronavirus (Covid-19) que hasta ayer ya había cobrado, a nivel mundial, 2 mil 804 defunciones. Pues bien, resulta que ayer el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) informó que se investiga un nuevo caso sospechoso de Covid-19 en Hidalgo, aunque hasta el momento ninguno de los analizados en el país ha resultado positivo. Otro caso que podría resultar positivo se estudiaba ayer, según informó Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de prevención y promoción de la salud, quien confirmó un “resultado reactivo” en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER). En ese hecho, abundó López-Gatell, se realizará una segunda prueba para confirmar si está infectado del nuevo patógeno. Frente a ese escenario, resulta inminente que en nuestro país se presente el primer hecho de Covid-19 cuya presencia en varios continentes ya provocó una alerta mundial por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La pregunta es si como país estamos preparados para afrontar una crisis sanitaria como la que viene. Y si bien, el gobierno federal y sus contrapartes locales aseguran que nuestro país está preparado, hay señales que nos dicen que quizá no sea así. Por ejemplo, no hay una campaña masiva que informe a los mexicanos qué medidas deben tomarse para evitar el contagio. Hay algunos anuncios que aparecen de forma esporádica, pero no hay una pauta a la altura de la inminente emergencia. El país tampoco cuenta con infraestructura suficiente para atender un escenario en el que el virus comience a propagarse. Si la infraestructura hospitalaria estatal, sin emergencia de por medio, es ya de por sí insuficiente, imaginemos qué pasaría si comienza a propagarse el virus a escala nacional. No se trata de alarmar, sino de señalar que, frente a la probable emergencia, ni el gobierno ni la población parecemos medianamente preparados. De filón. Pachuqueños y visitantes vivieron ayer caos vial durante varias horas debido a obras y manifestaciones en el bulevar Colosio. No olvidemos que, sospechosamente, hay obras en casi todas las principales vialidades de la capital hidalguense cuando estamos en medio del proceso electoral para renovar los 84 municipios de la entidad.

Comentarios