Con “Frijolero”, Molotov animó a la rechifla y mentadas a Trump

220
frijolero

Ciudad de México.- Con más de 22 mil almas frenéticas que abarrotaron y cimbraron el Palacio de los Deportes, la banda mexicana de rock Molotov festejó dos décadas de la exitosa aparición del disco ¿Dónde jugarán las niñas?
El concierto de aniversario tuvo dedicatoria especial al mandatario estadunidense Donald Trump, con el tema/denuncia “Frijolero”.
“Esta canción la escribimos hace 15 años para el presidente actual de Estados Unidos, se escuchó desde el escenario cuando el concierto ya estaba totalmente en estado de gracia”. El comentario, como se esperaba, provocó la euforia y gritos de aprobación de los miles de asistentes.
La celebración de 20 años se realizó la noche del viernes en el domo de cobre con múltiples luces y pantallas.
El festejo de Tito Fuentes, Micky Huidobro, Paco Ayala y Randy Ebright provocó que las letras de las canciones entonadas al unísono retumbaran en el lugar, aparecieran al aire las miles de manos y los cuerpos se contorsionaran; mientras, el gran slam dance que hicieron los fanáticos, en distintos puntos de la pista, parecían pequeños torbellinos vistos desde las alturas del recinto.
A las 21:20 horas apareció en el escenario Molotov con la primera canción, “Que no te haga bobo Jacobo”, una de las célebres que contenía la producción que hace dos décadas los colocó en el gusto del público. Siguieron tal cual cada una de las rolas de ese disco: “Molotov coktail party”, “Voto latino”, “Chinga tu madre”, “Gimme tha power,” “Mátate Teté”, “Más vale cholo”, “Us it or lose it”, “Puto”, “Por qué no te haces para allá?… al más allá”, “Cerdo” y “Quítate que ma’sturbas”.
¡Échenle raza!, ¡Viva México, cabrones!, gritaron los músicos mientras se escuchaba “Gimme tha power” y empezaban los frenéticos bailes con “Mátate Teté” y “Más vale cholo”.
En el intermedio, las olas del público de las gradas del Palacio de los Deportes comenzaron a recorrer el domo mientras Molotov regresaba al escenario, ya subido de ánimos tras la interpretación de “¿Dónde jugarán las niñas?”

Comentarios