Fuertes ante las adversidades

132
adversidades

Danely Magdalena González Arrieta

A pesar de la falta de apoyos oficiales y de instalaciones adecuadas para su pleno desarrollo, los atletas de Hidalgo con alguna discapacidad obtienen mejores resultados que los convencionales.
De acuerdo con datos oficiales, cuatro de cada cinco deportistas han obtenido alguna medalla en paralimpiada; en tanto que atletas convencionales, uno de cada cinco es medallista. Aún con estos resultados, sus demandas no son escuchadas por las autoridades deportivas del estado.
En la pasada Olimpiada y Paralimpiada Nacional 2017 asistieron 199 atletas, de los cuales 163 fueron deportistas convencionales y 36 formaron parte del deporte adaptado.
Los atletas convencionales de Hidalgo para las Olimpiadas nacionales se dedican a disciplinas como: la charrería, judo, esgrima, pentatlón moderno, taekwondo, ciclismo, natación, tenis, atletismo, luchas asociadas, frontón, ajedrez, tenis de mesa, tiro con arco, triatlón, karate, raquetbol, halterofilia y boxeo.
Mientras que los atletas del deporte adaptado se dedican a la para-natación, atletismo, danza deportiva sobre silla de ruedas, tenis de mesa, tiro con arco, ciclismo, lanzamiento de bala, clava y disco, basquetbol y halterofilia.

¿Lo mejor para nuestros deportistas?

El Instituto Hidalguense del Deporte (Inhide) cuenta con cuatro recintos deportivos como lo son el estadio Revolución Mexicana, el gimnasio Presidente Miguel Alemán, además del estadio de béisbol General Alfonso Corona del Rosal y el Centro Estatal de Alto Rendimiento (CEAR).
En este último es donde entrenan los deportistas olímpicos y paralímpicos estatales. Las instalaciones cuentan con complejo acuático, pista de atletismo, velódromo, gimnasio de pesas, polideportivo, centro de raqueta, canchas de tenis, cancha de futbol siete (que significa de siete jugadores), dormitorios, oficinas administrativas, campo de tiro con arco, gimnasio de usos múltiples, tiro deportivo y área de tenis de mesa. Sin embargo, algunos espacios como el velódromo no están en funcionamiento debido a las malas condiciones en las que se encuentran.
En 2004 colocaron la primera piedra del proyecto que en ese momento llevaba por nombre Centro de Desarrollo de Especialización Deportiva. Para 2006 lo inauguraron bajo el nombre de Centro Estatal de Alto Rendimiento por quien era el gobernador Miguel Ángel Osorio Chong. Entonces prometían ser las mejores instalaciones para los deportistas hidalguenses, pero actualmente no satisfacen todas las necesidades de las y los atletas.
Dicho lugar fue originalmente construido solo para deportistas convencionales. Con el tiempo incorporaron a los atletas con discapacidad; es por eso que Alejandro Carrasco, encargado del deporte adaptado en el Instituto Hidalguense del Deporte, señaló que ese sector no cuentan con espacios adecuados para sus entrenamientos.
Alam González, atleta de para-tenis de mesa, manifestó: “Cuento actualmente con las instalaciones adecuadas porque llevo unos meses en el centro paralímpico mexicano en la Ciudad de México y ahí es el complejo deportivo más importante para el deporte adaptado; se tienen todas las comodidades para dar lo mejor, pero aquí en Hidalgo aún hay varias carencias que pueden mejorarse”.

Hablando de carencias

Pero las instalaciones no son el único problema al que se enfrentan los atletas del deporte adaptado, también la disminución en los apoyos económicos por parte del gobierno federal, ya que, de acuerdo con la Comisión Nacional del Deporte (Conade), bajaron los recursos hasta en 48 por ciento en los últimos Juegos Olímpicos y Paralímpicos.
Por ejemplo, las autoridades del Instituto Hidalguense del Deporte mencionaron que el apoyo es inmediato; sin embargo, en palabras de los deportistas no es así, como es el caso de Alexis Gayosso, de atletismo sobre silla de ruedas, quien explicó las dificultades a las que se enfrenta; “el apoyo es algo que se tiene que fomentar, yo llevaba dos años pidiendo una silla; de hecho, aún no se soluciona nada, ya que el apoyo que nos dan es bueno, es de 3 mil pesos al mes, pero no alcanza para cubrir el importe de una silla que llega a rondar entre los 150 a los 220 mil pesos”.
Mientras que Alam González mencionó que “principalmente se da apoyo a los chicos que participan en la Paralimpiada Juvenil; los que ya no pertenecen a esa categoría reciben menos apoyo”.
Las y los competidores generalmente reciben incentivos como el uniforme, algunos materiales deportivos y el traslado para las competencias, aunque en muchas ocasiones no son las condiciones óptimas para su mayor rendimiento en las justas.
“En el caso del transporte sería bueno (mejorar el apoyo), ya que este año nos mandaron por vuelo, pero los años pasados nos mandaban a Guadalajara o lugares más lejanos por carretera y se hacían bastantes horas de camino, y eso es bastante cansado”, indicó Alexis Gayosso.
Para Jairo Montoya, atleta sobre silla de ruedas y el segundo más relevante en Hidalgo por sus resultados, sería importante contar con patrocinios porque algunos equipos son muy caros, “por ejemplo, en atletismo sobre silla de ruedas o tiro con arco, pues el material es bastante caro y muchos deportistas no pueden costearlo; por eso, también baja la demanda en estas disciplinas”.
Los atletas del deporte adaptado han demostrado con esfuerzo y dedicación que a pesar de las condiciones adversas a las que se enfrentan, se han desarrollado de manera sobresaliente en sus disciplinas, y a su vez han puesto en alto el nombre del estado.
Al revisar los datos de los resultados en las pasadas Olimpiadas y Paralimpiadas nacionales celebradas en 2017, los atletas del deporte adaptado obtuvieron un alza en las medallas obtenidas, mientras que los convencionales bajaron sus resultados.

Tocando puertas

Alejandro Carrasco, representante del deporte adaptado en Hidalgo, aseguró que desde hace tres años existe una propuesta para que construyan un centro paralímpico en el estado, pero hasta hoy no hay respuesta de las autoridades.
Para Alexis Gayosso es urgente contar con un espacio adecuado; “¿qué estado no debería tener su centro paralímpico con las instalaciones adaptadas para los diferentes deportes?, esto ayudaría a que, quizás en algún momento, Hidalgo sea sede de una Paralimpiada Nacional”.
Por su parte, para Jairo Montoya primero debe haberse promoción del deporte adaptado para contar con más atletas; “¿de qué te sirve un centro paralímpico si nada más tienes cinco competidores?; que conozcan el deporte, que se empapen, sobre todo nuestras autoridades, para que tengan conocimiento de lo que se hace y lo que se puede lograr”.
Por último, Alejandro Carrasco dijo que trabajan en la inclusión de nuevos deportistas en ese sector; “estamos trabajando ya con escuelas en los municipios de Tizayuca, Zapotlán, Tulancingo, Actopan y Acaxochitlán, además se tiene en puerta el proyecto de la academia especial”. Su objetivo es detectar talentos entre la población con discapacidad de seis a 20 años, para apoyarlos en su iniciación deportiva.

Comentarios