Paranoia desenfrenada

En Tlaxcoapan continúa calientito el tema de la inseguridad. A las y los habitantes de Doxey no les importó que el ayuntamiento presentara al nuevo secretario de Seguridad Pública y en cambio colocaron mantas de advertencia contra delincuentes, aunque con un tono mesurado.
En los pendones se invita a la población a denunciar cualquier indicio al número de emergencia 066, en otras refieren que la organización ciudadana se ha reforzado a partir del linchamiento del 2 de julio a un supuesto secuestrador.
Desde ese municipio, todavía gobernado por el PT, nos dicen que el nuevo encargado de la seguridad Victorico Gómez Flores diseña un plan de recorridos personales instruido por el capitán Alfredo Ahedo, una estrategia en la que el alcalde Miguel Angel López no tiene ni voz ni voto.

Caprichito del IMSS

¿Se ha preguntado alguna vez qué significa el escudo del Instituto Mexicano del Seguro Social? Unos dice que es un águila con una mujer bajo sus alas, otras versiones apuntan a un feto o una mujer en medio del ave.
Lo que es casi un hecho ante el inexplicable significado, es que está en puerta el nuevo logo de la benemérita institución, se trata del infinito, sí, ese signo que refiere una cantidad sin límite o final.
De concretarse eso que se oye como algo cada vez más real en los pasillos del edificio administrativo de bulevar Colosio, no sería descabellado pues vendría a tono con uno de los eternos males de esa institución: las largas esperas.

Tulancingo limpia el cochambre

Desde el nuevo palacio de gobierno de Tulancingo despide por las noches un intenso olor a café, y es que ayer comenzó la auditoría de campo correspondiente a la fiscalización de la cuenta pública del ejercicio 2015.
Día y noche empleados de la contraloría de la ciudad de los satélites trabajan para poner en orden la casa, limpiar el cochambre de administraciones pasadas y ventilar las habitaciones para el nuevo inquilino.
Entre pasillos se escucha el sonar de los teclados y cómo no si el alcalde don Julio Soto está por pedir las renuncias a una buena parte de sus colaboradores para evitar pleitos legales de aquí a que termine su gobierno.

Delincuencia alcanza a cerrajeros

Quizá alguna vez escuchó aquella leyenda urbana que los cerrajeros por la naturaleza de su trabajo eran cooptados por delincuentes para cometer sus tropelías y robar la joya de la corona más preciada.
Unos buenos amigos que se dedican desde hace más de tres décadas a este honorable oficio nos confiesan que hasta sus negocios instalados en una popular colonia pachuqueña les han llegado jugosas ofertas para aliarse en actividades delictivas. Ante la obvia negativa han tenido que cambiar de giro o, en el mejor de los casos, de domicilio.

#FuertesIndicios es una columna que está redactada con información que escuchan los reporteros de esta casa editorial durante su trabajo en la calle, en oficinas de instituciones públicas, o que les es confiada con la única condición de omitir la fuente. Se trata de información no oficial, pero que resulta de interés general para saber por dónde marcha el rumbo del estado. Si el lector quiere colaborar, puede enviar sus #FuertesIndicios al correo [email protected]

Comentarios