[1]Caen apoyos en Salud

Desde las oficinas de Puerta de Hierro nos dicen que comenzaron a desembarcar apoyos materiales para el sector salud estatal. Desde sillas de ruedas, camas de hospital, bastones y prótesis entre otros.

Después de peregrinar por la Secretaría de Salud federal, el maestro en administración hospitalaria Marco Escamilla Acosta finalmente consiguió destrabar las adquisiciones que serán destinadas a las unidades médicas del estado.

El joven secretario respira, luego de que la veda electoral tenía ahorcada la administración pública, por la imposibilidad de repartir insumos. Ahora, el único pendiente de la SSH es no bajar la guardia en la cobertura de medicamentos.

[2]Denuncian despidos en UPT

Desde la Ciudad de los Satélites nos llega una denuncia acerca de presuntos despidos en la Universidad Politécnica de Tulancingo. La cosa está así: a los empleados les dicen que por órdenes del gobernador no habrá más renovación de contratos.

Directivos, administrativos y de servicios están muy preocupados por las amenazas y la actitud del rector, pues se escuda, dicen, en que son instrucciones que llegan desde el cuarto piso de gobierno.

La planta laboral que desafortunadamente habría perdido su empleo, achaca que los despidos devienen de los resultados electorales del pasado primero de julio, en los que el partido en el poder tuvo una estrepitosa caída.

[3]Adiós a recibos de nómina

Aún no arranca la nueva administración federal y el clima de austeridad ya se reciente en algunas áreas de gobierno. En la Secretaría de Salud de Hidalgo, por ejemplo, nos cuentan que se acabaron los recibos de nómina impresos.

Ahora, los comprobantes serán electrónicos, por lo que si algún empleado requiere dicho documento deberá pagar su respectiva impresión. Todo sea por el cuidado ambiental y las arcas estatales.

[4]Se acabó el agua caliente

En el Hospital General de Pachuca llegó la efervescencia por el ahorro financiero. Tanto así que ¡se acabó el agua caliente! En los pisos del nosocomio no hay dinero para diesel que servía para echar andar las calderas.

Los pacientes son obligados a bañarse con agua fría. Uno de los argumentos es que no ha llegado recurso para adquirir combustible que sirva para calentar las máquinas; otro, según nos cuentan los #FuertesIndicios, es que la instrucción es racionar el agua.

Ello se ha convertido en un problema, sobre todo para el personal clínico, ya que, como la mayoría de las personas, los pacientes prefieren agua caliente, y al no haber evitan la ducha, lo que deriva en posibles infecciones por heridas, como ya ocurrió en un par de casos.

#FuertesIndicios es una columna que está redactada con información que escuchan los reporteros de esta casa editorial durante su trabajo en la calle, en oficinas de instituciones públicas, o que les es confiada con la única condición de omitir la fuente. Se trata de información no oficial, pero que resulta de interés general para saber por dónde marcha el rumbo del estado. Si el lector quiere colaborar, puede enviar sus #FuertesIndicios al correo [email protected]

Comentarios