Aunard ¿palomeado?

Se acerca el día cero y a pesar de que el gobernador electo Omar Fayad afirma que será hasta después de su soñada toma de protesta cuando destape a su gabinete, solo hay alguien seguro: Aunard de la Rocha repetirá en la Secretaría de Finanzas.
Además de la cantada unción de Israel Félix Soto a la secretaría del despacho, el nombre del actual tesorero estatal rezumba fuerte en las oficinas de transición, donde, aseguran, ya toma decisiones sobre el presupuesto del próximo año.
Por algo ayer en el último informe de la actual administración no fue raro observar a Félix Soto sentado, en segunda fila, junto a De la Rocha. Mucho tienen que platicar y, más allá del gesto político, la comunicación entre esos dos hombres es clave.

Otro en la fila

Guillermo Juárez González, exdirector de la comisión estatal de vivienda (Cevi), podría incorporarse como colaborador del próximo gobernador ya que su trayectoria en el ramo de la construcción lo coloca en primera fila.
A Juárez González se le ha visto muy de cerca con el equipo de transición, su salida de la Cevi tuvo un propósito y fue apegarse a la campaña. Por ello no dudaríamos que existen altas posibilidades de que regrese a la administración pública, solo es cuestión de tiempo.

Tiemblan aspirantes al gabinete

Ya entrados en la nueva oligarquía, los aspirantes al gabinete muestran alto grado de nerviosismo. Trasciende que el mandatario electo certificará capacidades de los funcionarios de todos los niveles.
Una de las acciones del gobierno de Omar Fayad será medir las habilidades, aptitudes y utilidad de la labor que tendrá encomendada cada uno de sus colaboradores dentro de la administración estatal.
No por nada el primer equipo que trabaja en la transición realiza escrupulosas entrevistas no solo al funcionariado en potencia, sino a directores de área para determinar la continuidad en oficinas. ¿Recuerdan la anunciada reingeniería de la burocracia estatal?

Eternas goteras en el general

Y en el mar de emociones por el sexto Informe de Gobierno fue imposible cuestionar a la secretaria de Salud por el mal estado de la sala de urgencias en el hospital general de Pachuca, donde trabajadores y pacientes sufren por las molestas goteras.
Ya lo advertíamos, en plena temporada de lluvias el espacio inaugurado en marzo de 2014 tiene severos problemas, graves diríamos, con el impermeabilizante. Quizá el recorte de 300 millones de pesos este año al sector impidió una remozada.

#FuertesIndicios es una columna que está redactada con información que escuchan los reporteros de esta casa editorial durante su trabajo en la calle, en oficinas de instituciones públicas, o que les es confiada con la única condición de omitir la fuente. Se trata de información no oficial, pero que resulta de interés general para saber por dónde marcha el rumbo del estado. Si el lector quiere colaborar, puede enviar sus #FuertesIndicios al correo [email protected]

Comentarios