Al futbol, o sin importar como lo llames, se le conoce como “El juego más hermoso”. Se practica virtualmente en todos los países de la Tierra. La FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación), organismo que rige este juego, agrupa a 211 federaciones nacionales.

Así se explica sucintamente la importancia deportiva de lo que también conocemos como balompié y al que la acreditada y muy conocida revista National Geographic le dedica íntegro un número especial.

El autor que aborda todos los temas, con el respaldo de un valioso capital gráfico, es Mark Geiger y se presenta a los lectores con sencillez:

“Si bien, no soy un jugador profesional suelo ocupar el mejor lugar en cada partido. Soy árbitro y he participado oficialmente en juegos de la Liga Mayor de Futbol Soccer desde 2004 y he tenido la fortuna de representar a Estados Unidos en competencias internacionales desde 2008. En 2012 fui elegido para los Juegos Olímpicos de Londres y en 2014, mis sueños se vieron realizados cuando fui escogido como árbitro en la Copa Mundial que se efectuó en Brasil.”

De su trabajo refirió: “Advertí que cada decisión que tomara podría tener un gran efecto en el resultado del encuentro y posiblemente en la forma en que se jugaría todo el torneo. Es difícil, pero son experiencias que no cambiaría por nada. He tenido el mejor lugar en los mejores estadios con los mejores jugadores del mundo… y todo ha sido muy apasionante”.

Consideró que hay una diferencia muy pequeña entre los buenos y los grandes jugadores. “Los que son considerados como los mejores por sus extraordinarias habilidades individuales son capaces de retener el balón y controlarlo desde el primer toque, tienen la capacidad de mantener cerca de ellos la pelota, mientras esquivan a sus oponentes y corren con la cabeza en alto para cambiar sus movimientos, engañar (driblar) a sus rivales y superarlos. Mediante la práctica tú puedes adquirir esas destrezas. No necesitas un grupo para trabajarlas”.

Hay una división muy práctica de temas que resultan de interés, entre ellos, son abordados el cambio de reglas, hablar el mismo lenguaje, tiempo continuo, ubicación de los jugadores, tarjetas amarillas y rojas, y participación en el juego.

Del libro llaman la atención los orígenes del futbol: introducción por un experto, raíces en la antigua China, griegos y romanos, el balón de futbol, más antiguo del orbe, hallado en Stirling, Escocia, el futbol inglés en la Edad Media, futbol de masas, el juego empieza a tomar forma, un tipo diferente de futbol y participar en el juego.

Analizó también el tan popular pasatiempo a nivel global: introducción por un experto, Gran Bretaña establece las pautas, cómo se propagó el futbol, la Copa Mundial en números, la FIFA gobierna el futbol en todo el mundo, cómo se inició la Copa del Mundo, cómo se realiza la Copa Mundial en la actualidad.

Sumó un breve agregado sobre cómo adquirió el futbol su nombre y explicó de algunas particularidades como lo que es una chilena, el área grande, pase cruzado, cabecear, pase de talón, líneas laterales y otros. Igualmente de cómo han cambiado las reglas desde 1869 y las sanciones.

Un tema que al aficionado en general le llama la atención son los exámenes sobre las aludidas reglas del juego a los que deben someterse los árbitros estadunidenses.

Geiger colocó las preguntas, pero a la vez posibles respuestas según los conocimientos. Las soluciones apareceeron para tener una adecuada evaluación, cómo la interrogante: ¿Qué debe hacer un árbitro cuando el jugador que ejecuta un tiro penal hace una finta durante la carrera y marca el gol?

Muy culturalmente indicó que el soccer apareció en dos obras de William Shakespeare, esto hacia 1594 y muy elocuente por las imágenes es el apartado que titula el autor: “El futbol alrededor del mundo”, en donde aparecen mujeres y hombres con rostros multicolores.

Tocó a los llamados grandes de la cancha, muy en especial al brasileño Pelé y de los más nuevos, se vale decirlo así, el portugués Cristiano Ronaldo y el argentino Leonel Messi.

La conclusión es que resulta un libro entretenido y para quienes piensan más allá, casi en vivir alguna vez de este universal pasatiempo didáctico.

Comentarios