gaga
Bruno Mars fue la auténtica estrella sobre el escenario de la 23 edición de los premios

Green Day recibió de manos del actor Idris Elba el premio Icono Global, un reconocimiento a su trayectoria e influencia

Rotterdam

Con su pop contagioso y su prodigiosa voz, Bruno Mars ha sido la auténtica estrella sobre el escenario de la 23 edición de los MTV Europe Music Awards (EMA) que han premiado a los ausentes Lady Gaga y Justin Bieber.
Gaga y Bieber por poco quedan empatados. La primera, que acaba de lanzar su disco más personal, Joanne, ha derrotado a la favorita Beyoncé y se ha llevado el premio a mejor artista femenina.
Bieber ha sumado finalmente tres preseas: a mejor canción, una de las más buscadas, con “Sorry”, a mejor artista canadiense y el que reconoce a los mejores fans.
El premio que se le escapó a Bieber después de seis ediciones consecutivas ganándolo fue el de mejor artista masculino, que fue a parar a manos de su compatriota y aspirante a sucesor en el trono pop adolescente Shawn Mendes.
El canadiense multiplatino The Weeknd salió de una cúpula estrellada al comenzar a cantar su hit “Starboy”, en el que colaboran los franceses de Daft Punk y por el que se llevó el premio al mejor video musical.
En el ámbito femenino y ante la ausencia de las grandes divas, la sueca Zara Larsson acaparó todos los focos y conquistó el premio a la mejor artista revelación.
Pero una de las actuaciones más explosivas fue la de Green Day. Los californianos, supervivientes del punk rock de la década de 1990, recibieron de manos del actor Idris Elba el premio Icono Global, un reconocimiento a su trayectoria e influencia.
Su ya clásico “American idiot”, compuesto al calor de la invasión de Irak con George Bush junior, adquirió un nuevo eco en el escenario a dos días de las elecciones que se disputan el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton.

Comentarios