Río de Janeiro

Dominadora desde el inicio hasta 50 metros antes de la meta, cuando la superó la poseedora del récord mundial Liu Hong, María Guadalupe González se colgó ayer la plata en la final de 20 kilómetros de marcha en Río de Janeiro, en su debut olímpico.
Bajo un fuerte Sol y un viento que soplaba parcialmente de cara, Lupita tuvo una salida fuerte y estuvo liderando la carrera codo con codo con la favorita china Liu Hong, quien obtuvo el oro en el último suspiro.

Se me fue en los últimos 50 metros, fueron dos segundos, me duele un poco, pero estoy consciente de que di todo. No traía más

admitió tras la carrera la campeona panamericana y del mundo, que tuvo un tiempo de 1:28:37.
Liu, que estuvo un mes sancionada en julio por causa de un positivo por dopaje en el Mundial de Roma, logró doblegar en la última recta a Lupita y la aventajó en tan solo dos segundos, pero la mexicana firmó de cualquier modo un estreno olímpico extraordinario.
No solo por la plata, que le llega con apenas tres años como atleta de élite tras un infructuoso paso por el boxeo y carrera rápida, sino por la capacidad de aguante de la mexicana que estuvo todo el segundo tramo de la carrera de 20 kilómetros “enjaulada” por las tres marchistas del equipo chino.
Bromeando dijo sentirse como “conejito encajonado” ante la presencia en el pelotón de cabeza de Liu Hong, Lu Xiuzhi (bronce con 1:28:42) y Qieyang Shijie, quinta.
Sin embargo, la mexicana que ayer recordó que de niña “soñaba con una medalla cuando veía los Juegos Olímpicos por televisión”, logró demostrar por qué tiene una mentalidad de acero, además de unas piernas que, con apenas una docena de carreras oficiales, son ya de plata.
Con 27 años, edad considerada joven para la marcha, solo las lesiones lumbares crónicas pueden dejar fuera a Lupita de su próximo ciclo olímpico y podio.

Se me fue en los
últimos 50 metros, fueron dos segundos, me duele un poco, pero estoy consciente de que di todo. No traía más

Comentarios