Gasta SRE de Meade 165 mdp para limpieza

757
meade

Ciudad de México.-

Cuando fue secretario de Relaciones Exteriores, de diciembre de 2012 a agosto de 2015, a José Antonio Meade Kuribreña le interesó tener limpios los sitios de trabajo. Así lo revela el gasto bajo su gestión en esa dependencia en la que estuvo a cargo desde el primer minuto del peñanietismo hasta que presentó su renuncia para convertirse en Secretario de Desarrollo Social.

En un flujo para diferentes empresas outsourcing, entre las que aparecen nombres de personas, la Cancillería gastó 168 millones 692 mil 789 pesos, una cantidad similar a los ingresos de las cinco candidaturas hasta abril en la presente contienda electoral y que habría alcanzado para tres programas de atención a migrantes mexicanos después de que Donald Trump ganara la presidencia de Estados Unidos y amenazara con expatriarlos.

Para limpiar sus inmuebles en la Ciudad de México, la SRE pagó un contrato de 165 millones 139 mil 276 pesos con la empresa LavaTap con vigencia del 31 de diciembre de 2013 al 31 de octubre de 2016. Pese a que ese convenio abarcaba las oficinas en la zona metropolitana y las delegaciones foráneas, la dependencia invirtió otros tres millones 553 mil 512 pesos en otras 26 contrataciones para asear durante un año esas mismas oficinas fuera de la Ciudad de México. Es decir, el servicio se contrató doblemente en el primer año del peñanietismo.

La limpieza de cada una salió en promedio en 350 mil pesos al año, cuando hasta el término del sexenio de Felipe Calderón ese costo era de 80 mil pesos. Para ese cálculo se tomó en cuenta el contrato más grande –el de LavaTap– y se añadieron los montos de los convenios en cada delegación foránea.

Los ciudadanos no pueden conocer si quien ahora lucha por convertirse en presidente de México hizo un buen gasto. En 2016, ya en la gestión de Claudia Ruiz Massieu (quien fue nombrada en agosto de 2015 en sustitución de Meade y renunció en enero de 2017), el contrato por los 165 millones con LavaTap se volvió inescrutable con una reserva de su parte técnica del 8 de agosto de 2016 al mismo día de 2021, con el argumento que “de no ser así, las personas externas pudiesen obtener información confidencial, lo que vulneraría la seguridad nacional”, se lee en la justificación.

 

El recurso representa una cantidad similar a los ingresos de las cinco candidaturas hasta abril en la presente contienda electoral

 

 

Comentarios