El primero de diciembre de 1979, Griselda Álvarez rindió protesta como gobernadora de Colima. “Por primera vez en el México independiente una mujer llegaba al cargo de gobernadora, esa mujer era yo”, dijo.

Fue un evento histórico y de carácter nacional. Hasta 2009 se cumplieron 30 años y seis mujeres han gobernado en seis entidades federativas. Cuatro de ellas fueron electas por el voto popular; en Colima, Griselda Álvarez; Tlaxcala, Beatriz Paredes; Zacatecas, Amalia García y Yucatán, Ivonne Ortega.

Dos más lo hicieron interinamente: Dulce María Sauri, Yucatán, tras una crisis política que llevó al mandatario Víctor Manzanilla Schaffer a solicitar licencia, y Rosario Robles, en el Distrito Federal, tras la licencia del jefe de Gobierno, Cuauhtémoc Cárdenas.

Una más se sumó en Sonora, Claudia Artemiza Pavlovich, para el periodo 2015-2021.

Y está casi segura, la poblana Marta Erika Alonso, aunque hay una inconformidad pendiente de resolver interpuesta por su opositor, Miguel Barbosa, de la coalición Juntos Haremos Historia.

Enriqueta Cabrera, periodista, escritora y antropóloga social, es autora del libro Las gobernadoras y en su momento de publicación incluyó a las seis primeras mencionadas.

En el inicio de la obra se destaca que en 1953 las mujeres conquistaron sus derechos ciudadanos plenos, pudiendo votar y ser votadas. A partir de entonces se eligieron diputadas, senadoras, presidentas municipales, integrantes de cabildos, incluso hasta magistradas del Poder Judicial, pero solo 16 años después una mujer fue electa, por primera vez en México, gobernadora de un estado.

De las seis, cuatro afiliadas al PRI: Álvarez, Paredes, Sauri y Ortega; y dos, García y Robles al PRD.

Y de las dos últimas enlistadas, Pavlovich, PRI, y Alonso, PAN.

Para ellas nada ha sido fácil, pero con esfuerzo, tenacidad y mucho carácter han salido adelante.

Enriqueta Cabrera, cuenta de sus experiencias, pero, además, sintéticamente, los que llegaron a opinar de su gestión.

Griselda Álvarez: “Tenía el estado civil perfecto para gobernar Colima: era viuda… Es infamante pensar que la mujer, para llegar al poder, debe acostarse con un hombre”.

Beatriz Paredes: “Las mujeres podemos equilibrar la presencia masculina. Pero encontramos otro tipo de obstáculos cuando entramos en la disputa por el poder. Por eso soy feminista confesa. Por eso goberné en Tlaxcala”.

Dulce María Sauri: “No fue fácil conjugar vida política y vida privada… El tiempo más difícil para las relaciones familiares y en particular para la relación de pareja fueron los años en que fui gobernadora de Yucatán”.

Amalia García: “En Zacatecas las mujeres vieron la resistencia que hubo antes y durante la candidatura… Ahora me conmueve que las niñas me digan: ‘Amalia, yo quiero ser gobernadora”.

Rosario Robles: “Estamos hechas para la adversidad. Hay que abrir espacios contra viento y marea, nada nos ha sido regalado por nuestra linda cara. He luchado porque las mujeres no seamos adelitas, sino generales. Soy una sobreviviente”.

Ivonne Ortega: “Nadie me obligó, yo me lo busqué. O nos vamos de frente o nos hacemos de la vista gorda. El compromiso con la sociedad yucateca sobre cualquier situación”.

De editorial Planeta, la primera edición fue en marzo de 2009.

Gobernadoras en México

Comentarios