Gobernadores al acecho

761
Arturo Moreno Baños

Parecería el guion de una película, aquella cinta en la que disputan los separatistas contra el bando de la alianza que representa a la unión. Sin embargo, no es un guion ni tampoco una novela literaria; es la realidad que acontece en nuestro país.

Resulta que 10 gobernadores de la República le lanzaron un ultimátum al presidente constitucional de México Andrés Manuel López Obrador “en defensa del federalismo”, de los fideicomisos y del presupuesto para sus estados, en el que advirtieron que si el presidente sigue sin atender su petición de diálogo para revisar las necesidades presupuestales de los gobiernos locales y se niega a revisar el proyecto de Presupuesto para 2021 las 10 entidades: Jalisco, Nuevo León, Chihuahua, Guanajuato, Tamaulipas, Coahuila, Michoacán, Durango, Colima y Aguascalientes podrían tomar una ruta de rompimiento para salir del pacto federal y abandonar la República.

Los 10 mandatarios de la llamada Alianza Federalista pronunciaron desde las capitales de sus estados un discurso en el que exigieron a López Obrador dejar de desairar y atacar a sus estados minimizando y despreciando sus peticiones de mayor presupuesto. El gobernador de Jalisco Enrique Alfaro, desde el hospicio Cabañas de Guadalajara sentencio:

“Estamos aquí para mandar un mensaje contundente de que no estamos dispuestos a tolerar más abusos de la federación.”

La Alianza Federalista ya está realizando un análisis constitucional y jurídico, además de una estrategia política para declarar, si no hay respuesta a sus peticiones y el presidente acepta dialogar para revisar y modificar el presupuesto federal 2021, una separación inminente del pacto federal a partir del principio constitucional: “Los estados son soberanos y forman parte de una República federal por consentimiento propio”.

Sin embargo, es importante señalar que el pacto federal fue concebido para promover el desarrollo equitativo de todos los miembros de la federación, nunca para perpetuar contrastes ni rezagos. Este pacto reconoce que todos los órdenes de gobierno, las entidades federativas y los órganos del gobierno federal deben asumir corresponsablemente los programas y acciones para equilibrar recursos y oportunidades, con el fin de mitigar las disparidades en el desarrollo entre los estados y municipios.

Esta alianza federal –separatista en realidad– me recuerda a lo acontecido aquel 7 de noviembre del año 1835 cuando la Convención de Tejas –con J como se escribía cuando aún formaba parte de nuestro territorio mexicano– constituida por colonos americanos que residían en esa región del norte del estado de Coahuila, resolvió separarse de México, argumentando el despotismo centralista de Antonio López de Santa Anna y el abandono de la Constitución Federal de 1824. La ruptura entre los colonos tejanos y el gobierno mexicano había estallado el 2 de octubre del mismo año en la llamada Batalla de González, en realidad una escaramuza que tuvo lugar entre fuerzas tejanas y un destacamento del Ejército mexicano en esa población.

Los colonizadores, dirigidos por Samuel Houston, declaran su separación de México; entre sus argumentos está: “se ha roto el pacto federal que une a Texas con el resto de la nación mexicana” –nótese como los colonos influidos por los norteamericanos omiten escribir Tejas con J y ahora escriben Texas con X en una clara manifestación de lo que pasara después–. Los Estados Unidos, aunque se declararán neutrales, nombrarán cuatro cónsules que residirán en Tejas y cuyo propósito real será facilitar el desarrollo de la revuelta, la independencia de la provincia y su anexión final.

¿Será acaso que el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro es el nuevo Samuel Houston de su entidad? ¿Miraremos como las 10 entidades pertenecientes a la federación se comenzarán a balcanizar como aconteció en Europa? ¿Habrá alguien que detenga las oscuras intenciones de esta caterva de gobernadores? y por supuesto la pregunta más interesante e importante ¿Quién o quiénes están detrás de estos mandatarios azuzándolos e incluso patrocinándolos?

Mantengámonos atentos y defendamos nuestra soberanía, integridad y unidad nacional, México es y debe permanecer indivisible por el bien de todos los mexicanos, una división más de nuestro territorio sería inconmensurable. ¿Tú lo crees?… Ya lo creo que sí.

De interés

Comentarios