Gobernadores “jineteaban” con nómina: SEP

401
jineteaban,nómina,SEP

ARCELIA MAYA /
AGENCIA REFORMA
Ciudad de México.- El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) Otto Granados Roldán reconoció que cuando los gobernadores tenían en su poder la nómina magisterial “jineteaban” los recursos obtenidos de la retención del impuesto sobre la renta (ISR).

El funcionario criticó que los mandatarios estatales no entregaban a tiempo la retención del ISR que hacían al sueldo de los profesores y esos recursos los utilizaban para otros fines.

“Este rezago o este desfase puedo haber sido utilizado para jinetear los recursos, esa es la verdad, o para cubrir emergencias en otros sectores distintos”, explicó al participar en el conversatorio Presentación del Sexto Informe de Labores.

“Quizás al final terminaban pagando al fisco… lo que no habían hecho oportunamente. En algunos casos, quizás no.”

Granados explicó que con el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (Fone), aprobado con la reforma educativa, en 2015 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) recaudó adicionalmente 37 mil millones de pesos de ISR aplicado al salario de docentes.

En 2016, detalló, el ISR entregado por estados y por la SEP fue de 80 mil millones de pesos y en 2017 fue de 81 mil millones de pesos.

El secretario mencionó que con el nuevo esquema el 90 por ciento de los pagos a docentes se hace por transferencias bancarias a las cuentas personales de los trabajadores.

El Fone, consideró, inhibe la distorsión de los recursos, como sucedía con el sistema tradicional de pagos con cheques.

Granados agregó que el nuevo esquema permite el reconocimiento de prestaciones económicas de los profesores que con el tiempo se dieron bajo una doble negociación.

En algunas entidades, sostuvo, las prestaciones no eran reconocidas por la federación y sobrecargaron las finanzas públicas estatales.

“El Fone permitió, por lo pronto, poner un dique a la sangría presupuestal que para algunos estados les estaba generando”, refirió.

Aunado a eso, agregó, logró introducirse un convenio mediante el cual se inhibe una negociación salarial única, lo que se realizó por 20 o 25 años y era muy costoso para las finanzas estatales.

En opinión de Granados, la federalización de la nómina es una buena noticia para la transparencia, la eficiencia y recaudación de recursos.

Para la próxima administración federal, aseveró, en cuestión de la nómina habrá nuevas áreas de oportunidad para crear un diseño presupuestal en la relación federación-estados, con incentivos que no sean casuísticos.

  • El secretario Otto Granados criticó que los mandatarios estatales no entregaban a tiempo la retención del ISR que hacían al sueldo de los profesores

Comentarios